Empresa de catering como idea de negocio

Si queremos iniciar un negocio propio y nos apasiona el tema de la gastronomía, pero no contamos con suficiente capital como para montar un restaurante, una buena alternativa (sobre todo si contamos con pasión por el servicio) es crear una empresa de catering.

Una empresa de catering consiste en una empresa que provee alimentos y bebidas para eventos tales como matrimonios, quinceañeros, aniversarios, bautizos, entre otros.

Las empresas de catering se basan en la preparación y traslado de alimentos y bebidas, aunque también suelen ofrecer servicios adicionales tales como la decoración del local en donde se realizará el evento, la puesta de mesas y sillas, mantelería y cubiertos, camareros y personal de limpieza, e incluso, la animación del evento.

empresa de catering

Se suele creer que para crear una empresa de catering se debe invertir una gran cantidad de dinero, sin embargo, ello no es correcto; existen empresas de catering que organizan grandes y costosos eventos, pero si nosotros recién estamos empezando, podríamos segmentar el mercado y empezar dirigiendo nuestros servicios a un público de no tan alto poder adquisitivo.

Una de las ventajas de este tipo de negocio y, precisamente, una de las razones por las que no requiere de una gran inversión, es que, a diferencia de un restaurante, no necesitamos contar con un local en donde los clientes tengan que acudir, sino que podemos administrarlo desde nuestra propia casa.

En cuando a la preparación de los alimentos, si contamos con una buena sazón, este negocio puede ser una gran oportunidad para explotar nuestras habilidades culinarias; o, en todo caso, siempre poder recurrir a contratar los servicios de un buen cocinero.

Asimismo, no es necesario preparar todos los alimentos que el cliente nos pida, sino que, en caso de no contar con los equipos o el personal necesario para prepararlos, podríamos comprárselos a un tercero, por ejemplo, los postres podríamos comprárselos a alguna pastelería que con el tiempo podría convertirse en nuestro proveedor.

Lo mismo en el caso del personal, podríamos contar con un personal fijo, pero en algunos casos, de acuerdo a la magnitud del evento y a los requerimientos del cliente, podría ser necesario contratar temporalmente a un mayor personal.

Y lo mismo en el caso del local, si el cliente no cuenta con un salón en donde nos indique trasladar los alimentos y bebidas, tendríamos que contactar un proveedor que nos alquile sus instalaciones.

Para este negocio no es necesario contar con un personal fijo ni un local propio, pero sí es necesario contar con un equipamiento básico que podría incluir cocinas, hornos, ollas, licuadoras, vajilla, cubertería, cristalería, enseres, etc.

Para captar nuestros primeros clientes, podríamos empezar ofreciendo nuestros servicios a amigos o familiares que organicen pequeños eventos, hasta que poco a poco adquiramos mayor experiencia, nos hagamos conocidos, y empecemos a ser recomendados.

Hay que tener en cuenta que estos primero eventos en donde participemos, además de permitirnos adquirir experiencia, nos servirán para tomarles fotos y con éstas crear nuestro libro de presentación y nuestra página web.

Una forma de promocionar nuestro negocio es, precisamente, una página web, sobre todo, teniendo en cuenta que muchas personas suelen buscar el servicio de catering a través de Internet.

En esta página web publicaríamos las fotos de los eventos en donde hayamos participado, y también podríamos incluir algunos testimonios de los clientes que hemos atendido y que han quedado satisfechos con nuestros servicios.

Fecha de publicación o de última actualización: 29-06-2012
34 Comentarios para “Empresa de catering como idea de negocio”
  1. pepi 9 octubre 2013

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *