20 consejos antes de abrir un restaurante

Veamos a continuación una lista de 20 consejos que deberíamos tomar antes de abrir un restaurante:

Definir el estilo del restaurante

Antes de crear un restaurante debemos tener bien en claro cuál será el tipo de restaurante que vamos a abrir y cuál será el estilo o concepto que le vamos a dar.

Debemos tener bien en claro si, por ejemplo, vamos a abrir un restaurante tipo gourmet de comida fina, tipo familiar, uno de comida rápida, etc.

consejos antes de abrir un restaurante

Y lo más importante, debemos determinar cuál será el estilo o concepto que le vamos a dar, el cual debemos elegir en base a nuestra personalidad y nuestros gustos, sin dejar influenciarnos por otras personas, y procurando que sea un estilo o concepto diferenciador, que no exista en otros restaurantes.

Investigar el mercado

Como en cualquier negocio, antes de abrir un restaurante debemos investigar bien el mercado, procurando conocer cuáles son las preferencias y gustos de los consumidores, y asegurándonos de que contaremos con una demanda suficiente como para que nuestro restaurante tenga éxito.

Una forma de hacer ello es realizando encuestas a personas que transiten por la zona en donde abriremos el restaurante, en donde les consultemos acerca de sus preferencias y gustos, si acudirían a un nuevo restaurante del tipo que vamos a crear, y cuánto estarían dispuestas a gastar en cada visita.

Determinar el público objetivo

Dentro de la investigación de mercado que hagamos, un punto importante es definir claramente cuál será nuestro público objetivo, es decir, cuál será el tipo de consumidor al cual nos vamos a dirigir.

De ese modo, podremos analizar sus características y enfocar nuestro negocio y las estrategias que usaremos en dicho tipo de consumidor. Por ejemplo, debemos analizar si son personas con prisa al comer o si disfrutan de tomarse su tiempo, si están dispuestos a recorrer una cierta distancia para acudir a un buen restaurante, si están dispuestas a pagar un buen precio por un buen plato, etc.

Empezar por un menú pequeño

Si recién nos iniciamos en el negocio de los restaurantes, es recomendable empezar con un menú pequeño para que, de ese modo, podamos especializarnos en pocos platos, pero también para que podamos reducir nuestros costos de operación.

Ya más adelante, a medida que empiece a crecer el negocio, podemos aumentar la variedad de nuestros platos, pero siempre procurando mantener el mismo tipo de menú.

Visitar la competencia

Antes de abrir un restaurante debemos procurar visitar todos los restaurantes de la competencia que existan.

Ello nos permitirá observar sus fortalezas y debilidades (y, de ese modo, competir eficientemente con ellos), observar sus aciertos y errores (y, de ese modo, aprender de ellos), y observar las preferencias, gustos y hábitos de los consumidores (y, de ese modo, orientar nuestro restaurante de acuerdo a dicha información).

Trabajar en la competencia

Un restaurante es un negocio en el cual se necesita mucho trabajo y disciplina.

Si esta será nuestra primera experiencia en el negocio de los restaurantes, un consejo es buscar un empleo en algún restaurante para que, de ese modo, no solo conozcamos bien el funcionamiento del negocio, sino también podamos tener bien en claro a qué es a lo que nos vamos a dedicar.

Evitar precios bajos

Cuando se trate de determinar el precio de nuestros platos, no debemos dudar si es que queremos ponerle precios un tanto altos.

Cuando se trata de alimentos, las personas están dispuestas a pagar bien, siempre y cuando los platos tengan buen sabor, buena presentación, haya una higiene total, y se ofrezca un servicio al cliente de calidad.

No importa que existan restaurantes que utilicen los mismos insumos y cuenten con precios muy por debajo de los nuestros, los consumidores siempre nos elegirán si contamos con estas características.

Buena ubicación

Un factor determinante en el éxito de un restaurante es su ubicación, razón por la cual debemos tomarnos nuestro tiempo al elegir la ubicación del nuestro.

Podemos elegir un lugar céntrico en donde tendremos la ventaja de estar a la vista de un mayor número de consumidores, pero las desventajas de los altos costos del local y el tener que lidiar con una mayor competencia.

O elegir un lugar no tan céntrico en donde tendremos las ventajas de tener bajos costos en el alquiler o compra del local, y una menor competencia cercana; pero la desventaja de que no estaremos a la vista de los consumidores, aunque si nuestra publicidad es buena y contamos con un buen producto, ello no será un problema.

Amplio espacio

Además del espacio del comedor, en el cual nuestros clientes deben sentirse cómodos y a gusto, no debemos olvidar que el restaurante debe contar con un buen espacio de cocina, en donde los cocineros y el personal de cocina puedan desempeñarse eficientemente y sin riesgos de sufrir accidentes, y en donde se cuente con un buen espacio para almacenar los insumos.

Estacionamiento

Igualmente, al elegir la ubicación del local de nuestro restaurante, no debemos olvidar que éste debe contar con suficiente estacionamiento como para la cantidad de clientes que calculamos que nos visitarán en sus propios vehículos.

Reducir inversión

Como en todo negocio, al abrir un restaurante siempre debemos procurar reducir la inversión, pero sin que ello signifique tener que sacrificar la calidad.

En el caso de los restaurantes podemos reducir inversión en el decorado del local, el cual los consumidores no suelen tomar muy en cuenta, siempre y cuando se ofrezca un buen producto, haya una higiene total y una buena atención.

Otra forma de reducir la inversión en un restaurante es empezando por alquilar los equipos y el mobiliario, o buscando acuerdos con proveedores que nos provean de éstos, por ejemplo, a cambio de publicidad.

No escatimar en gastos

Al invertir en la creación de un restaurante no debemos escatimar gastos en lo que a insumos o variedad de ofertas se refiere; pero tampoco en lo que a diseño y mobiliario respecta, por ejemplo, al adquirir muebles de segunda mano que no estén en un estado adecuado.

Siempre debemos tener bien presente el dicho que dice: “lo pobre llama a lo pobre”.

Insumos de calidad

Si queremos vender productos de calidad, nuestros insumos también deben ser de buena calidad.

Debemos siempre usar productos frescos, los cuales, en algunos casos como el pescado, deben ser comprados el mismo día en que serán utilizados.

Asimismo, debemos seleccionar bien a nuestros proveedores. En el caso de los restaurantes es recomendable tener varios proveedores debido a que algunos de éstos no siempre contarán con productos frescos.

Presupuestar bien

En el caso de los restaurantes suelen haber muchos costos ocultos, lo que ocasiona que al empezar con la inversión sea común que al final termine faltando dinero.

Por lo que al hacer nuestro presupuesto de inversión, debemos tomarnos nuestro tiempo y contabilizar bien nuestros costos y, de ser posible, procurar reservar un pequeño presupuesto que nos sirva de ayuda en caso de que nos termine faltando dinero.

Higiene

Otro de los factores fundamentales para el éxito de un restaurante es la higiene.

Puede que nuestro restaurante sea pequeño y que no cuente con mucho decorado, pero si ofrecemos un buen producto, una buena atención y, sobre todo, mostramos una higiene total, es muy probable que el restaurante tenga éxito.

La higiene debe estar basada en una búsqueda obsesiva. Ésta debe estar presente en el piso, en el comedor, en los baños, en la cocina, en el personal (no olvidar el cabello corto o amarrado), y en el uniforme del personal (no olvidar la gorrita del cocinero).

Seleccionar bien al cocinero

Otra decisión importante en la creación de un restaurante es la selección del cocinero, el cual no solo debe contar con una buena sazón, sino también debe tener la flexibilidad suficiente como para adaptarse al estilo del menú que queremos para nuestro restaurante.

Si el cocinero nos dice que ha trabajado en restaurantes de lujo y que no está dispuesto a cambiar su sazón o su estilo para que se adapte al que le queremos dar a nuestro menú, entonces debemos buscar otro.

Definir bien las funciones

Para que nuestro restaurante funcione eficientemente, debemos previamente definir claramente cuáles serán las funciones y responsabilidades de nuestro personal.

Algunas de las funciones y responsabilidades de un cocinero son: ser responsable por cualquier pérdida o deterioro de los equipos, no permitir el ingreso de personal ajeno a la cocina, hacer la lista de requerimiento de insumos, etc.

Algunas de las funciones del personal de cocina (ayudante de cocina y limpieza) son: ayudar en la decoración de platos, limpieza y mantenimiento de equipos, hacer inventario diario, etc.

Crear expectativa

Una buena estrategia de marketing al iniciar un restaurante es crear expectativa antes de abrirlo, la cual podría consistir en diseñar carteles, anuncios o volantes en donde anunciemos la pronta inauguración de nuestro restaurante, o en enviar invitaciones a amigos y conocidos para que asistan a ésta.

La idea es crear expectativa por probar la sazón de un nuevo restaurante.

Brindar un buen servicio al cliente

El servicio al cliente es otro de los factores determinantes del éxito de un restaurante.

Debemos capacitar a todo nuestro personal en ofrecer un trato amable, mostrarse servicial y solícito, atender rápidamente, mantener una buena presentación e higiene personal, mostrar una sonrisa sincera, saludar cortésmente, decir “por favor” y “gracias”.

Paciencia y dedicación

El montar y administrar un restaurante no es una tarea sencilla. Se estima que aproximadamente una tercera parte de los nuevos restaurantes quiebran o cierran antes de cumplir el primer año de operaciones.

Se estima también que, en el caso de los restaurantes, recién se empieza a obtener utilidades a partir de sexto mes.

Sumado a esto, debemos tomar en cuenta de que el trabajo en un restaurante empieza a primeras horas de la mañana (en donde se deben comprar los insumos), continúa con la elaboración de los platos y los preparativos para la hora del almuerzo, luego con la limpieza y los preparativos para la hora del lonche o la cena, y termina a altas horas de la noche con la limpieza y el tener que dejar todo listo para el día siguiente.

Y debemos tomar en cuenta también que un restaurante no solo funciona todo el día, sino todos los días (incluyendo sábados y domingo) y, en muchos casos, incluyendo los feriados.

Crear y administrar un restaurante no es una tarea fácil, pero si nuestra pasión es la buena comida y el servicio a las personas, entonces no debemos dudar en abrir uno.

Pero eso sí, debemos tener en cuenta que para lograr el éxito necesitaremos mucha paciencia y perseverancia (para sortear los problemas o las dificultades que se presenten), y mucha dedicación y disciplina (para sobrellevar todo el trabajo que implica administrar un restaurante).

Fecha de publicación o de última actualización: 03-12-2012
223 Comentarios para “20 consejos antes de abrir un restaurante”
  1. francisco aquino 24 septiembre 2014
  2. diego ordenes 27 julio 2014
    • Jesus 10 noviembre 2014
  3. keissy gicele lopez salazar 14 mayo 2014

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *