¿Qué es el punto de equilibrio? (definición, utilidad, cálculo y análisis)

Conoce la definición del punto de equilibrio, cuál es su utilidad, y cuáles son los pasos necesarios para calcularlo y analizarlo.

El punto de equilibrio (también conocido como punto muerto) es un término empresarial que hace referencia al punto de actividad en donde los ingresos son iguales a los costos; es decir, al punto de actividad en donde no existe ganancia ni pérdida.

Conocer el punto de equilibrio de una empresa nos permite conocer el nivel o volumen de ventas en donde los ingresos son iguales a los costos y así, por ejemplo, saber cuánto es lo que tenemos que vender para cubrir nuestros costos, o cuánto es lo que tenemos que vender para empezar a generar utilidades.

punto de equilibrio

El análisis del punto de equilibrio de una empresa, en términos generales, nos permite analizar financieramente esta y así, en base a dicho a análisis, poder tomar decisiones.

¿Qué es el punto de equilibrio?

El punto de equilibrio (también conocido como punto muerto) es un término empresarial (siendo específicos, propio de la contabilidad de costos) que hace referencia al punto de actividad en donde los ingresos son iguales a los costos; es decir, al punto de actividad en donde no existe ganancia ni pérdida.

diagrama del punto de equilibrio

En el caso de una empresa, el punto de equilibrio hace referencia al nivel o volumen de ventas en donde los ingresos son iguales a los costos y, por tanto, al nivel o volumen de ventas en donde no existe utilidad ni perdida.

¿Cuál es la utilidad del punto de equilibrio?

Conocer el punto de equilibrio de una empresa nos permite conocer el nivel o volumen de ventas en donde los ingresos son iguales a los costos y así, por ejemplo:

  • saber cuánto es lo que tenemos que vender para cubrir nuestros costos (cuánto es lo que tenemos que vender para alcanzar el punto de equilibrio).
  • saber cuánto es lo que tenemos que vender para empezar a generar utilidades (cuánto es lo que tenemos que vender para superar el punto de equilibrio).
  • controlar nuestros costos (al procurar que estos no superen el punto de equilibrio).
  • tener una base sobre la cual planificar nuestras ventas y las ganancias que queremos tener (una vez que sabemos cuál es el punto de equilibrio es más fácil planificar cuánto es lo que queremos vender o ganar).
  • tener una base sobre la cual fijar los precios de nuestros productos o servicios (una vez que sabemos cuál es el punto de equilibrio es más fácil determinar nuestros los precios).

Generalmente, se calcula y analiza el punto de equilibro de una empresa; sin embargo, también es posible calcular y analizar el punto de equilibro de otros elementos de esta tales como:

  • una área o departamento: por ejemplo, para saber cuánto es lo que debe generar en ingresos para superar sus costos, y así empezar a ser rentable.
  • un determinado producto: por ejemplo, para saber cuántos tenemos que vender para superar sus costos, y así empezar a generar utilidades.
  • un proyecto de inversión: por ejemplo, para saber cuánto es lo que debe generar en ingresos para recuperar su inversión, y así ser considerable viable.
  • un cliente: por ejemplo, para saber cuánto es lo que nos tiene que comprar para superar los costos que nos genera, y así ser considerado rentable.

Asimismo, generalmente se calcula y analiza el punto de equilibrio cuando se va a realizar una inversión (por ejemplo, en la creación de una empresa, el lanzamiento de un producto, o una campaña de marketing) con el fin de saber cuánto es lo que se tiene que vender para cubrir la inversión.

¿Cómo calcular y analizar el punto de equilibrio?

A continuación te presentamos los pasos necesarios para calcular y posteriormente analizar el punto de equilibrio de una empresa.

1. Determinar costos

En primer lugar debemos determinar qué desembolsos vamos a considerar como costos.

Lo usual al momento de calcular el punto de equilibrio de una empresa es considerar como costos a todos los desembolsos relacionados con el producto; es decir, a todos los desembolsos relacionados con:

  • la adquisición de mercadería: en el caso de una empresa comercializadora (por ejemplo, la mercadería, el transporte, el almacenamiento, etc.).
  • la producción del producto: en el caso de una empresa productora (por ejemplo, la materia primera, el combustible necesario para el funcionamiento de las máquinas y los equipos, el mantenimiento de estas, etc.).
  • la prestación del servicio: en el caso de una empresa de servicios (por ejemplo, los insumos necesarios para brindar el servicio, los sueldos de los trabajadores dedicados a brindar el servicio, etc.).

Incluyendo los gastos de administración (por ejemplo, los sueldos de los gerentes y administradores, los alquileres, los servicios básicos, etc.), y los gastos de ventas (por ejemplo, los sueldos de los vendedores, la publicidad, etc.); pero no los gastos financieros (el pago de deudas adquiridas) ni los impuestos (método de los costos totales de la contabilidad de costos).

Sin embargo, cuando se trata de un pequeño negocio lo recomendable es considerar como costos a todos los desembolsos del negocio, incluyendo los gastos financieros y los impuestos.

2. Clasificar costos en Costos Variables y Costos Fijos

Una vez que hemos determinado qué desembolsos vamos a considerar como costos, procedemos a clasificar estos en Costos Variables (CV) y en Costos Fijos (CF):

  • Costos Variables: los costos variables son los costos que varían (aumentan o disminuyen) en función a los cambios en los niveles de actividad (el número de unidades vendidas en el caso de una empresa comercializadora, el volumen de producción en el caso de una empresa productora o el número de servicios brindados en el caso de una empresa de servicios).

    Ejemplos de costos variables son la materia prima, los combustibles, los repuestos, los empaques, los salarios por horas, etc.
  • Costos Fijos: los costos fijos son los costos que no varían en función a los cambios en los niveles de actividad sino que permanecen fijos. Ejemplos de costos fijos son los alquileres, el mantenimiento de máquinas y equipos, la depreciación, los seguros, los sueldos y salarios fijos, etc.

3. Hallar Costo Variable Unitario

Una vez que hemos dividido los costos en Costos Variables y en Costos Fijos, procedemos a hallar el Costo Variable Unitario (CVU), el cual se obtiene al dividir los Costos Variables Totales entre el número de unidades vendidas (Q).

4. Aplicar fórmula del punto de equilibrio

Una vez que hemos obtenido el Costo Variable Unitario, procedemos a aplicar la fórmula para hallar el punto de equilibrio, la cual es la siguiente:

Pe = CF / (PVU – CVU)

En donde:

  • Pe: punto de equilibrio (unidades a vender de tal manera que los ingresos sean iguales a los costos).
  • CF: costos fijos.
  • PVU: precio de venta unitario.
  • CVU: costo variable unitario.

El resultado obtenido a través de esta fórmula será en unidades físicas. Si queremos hallar el punto de equilibrio en unidades monetarias, simplemente debemos multiplicar el resultado por el precio de venta.

5. Comprobar resultados

Una vez que hemos calculado el punto de equilibrio, procedemos a comprobar el resultado a través de la elaboración de un estado de resultados, en donde debemos asegurarnos de que las utilidades sean igual a 0.

6. Analizar punto de equilibrio

Finalmente, una vez que hemos calculado el punto de equilibrio y comprobado el resultado a través de la elaboración de un estado de resultados, procedemos a analizarlo; por ejemplo, para saber cuánto necesitamos vender para cubrir nuestros costos, o cuánto debemos vender para empezar a general utilidades.

Ejemplo de cómo calcular y analizar el punto de equilibrio

Veamos a continuación un ejemplo de cómo calcular y posteriormente analizar el punto de equilibrio de una empresa siguiendo los pasos que hemos descrito anteriormente.

Una empresa dedicada a la comercialización (compra y venta) de camisas vende camisas a un precio de US$40, el costo de cada camisa es de US$24, se paga una comisión de ventas por US$2, y sus gastos fijos (alquiler, salarios, servicios básicos, etc.) ascienden a US$3 500.

¿Cuál es el punto de equilibrio en unidades de venta y en unidades monetarias?

Hallando el punto de equilibrio:

PVU = 40

* en caso de que un producto tuviera varios precios de venta, para determinar el precio de venta unitario debemos hallar un precio de venta unitario promedio.

CVU: 24 + 2 = 26

CF = 3500

Aplicando la fórmula del punto de equilibrio:

Pe = CF / (PVU – CVU)

Pe = 3500 / (40 – 26)

Pe = 250 unidades.

Pe en unidades monetarias: 250 x 40 = US$10 000

Comprobando:

Ventas (PVU x Q): 40 x 25010000
(-) CV (CVU x Q): 26 x 2506500
(-) CF3500
Utilidad Neta0

Analizando el punto de equilibrio obtenido podemos obtener las siguientes conclusiones:

  • el punto de equilibrio es de 250 unidades, lo cual significa que se necesita vender 250 camisas para que los ingresos sean iguales a los costos (no haya utilidad ni pérdida), a partir de la venta de 251 camisas recién se estaría empezando a generar utilidades, y la venta de 249 camisas o de una cantidad menor significaría perdidas.
  • el punto de equilibrio en unidades monetarias es US$10 000, lo cual significa que se necesita vender US$10 000 en camisas para que los ingresos sean iguales a los costos, ventas mayores a esa cantidad significarían ganancias, y ventas menores a esa cantidad significarían pérdidas.
  • si, por ejemplo, se hubiese vendido 200 camisas entonces faltarían vender 51 camisas para superar el punto de equilibrio y, por tanto, para empezar a generar utilidades y las camisas sean consideradas un producto rentable.

Como nota adicional, al vender 250 camisas los ingresos igualarían a los costos y, por tanto, las utilidades serian US$0; pero si, por ejemplo, se vendieran 800 camisas, entonces las utilidades ascenderían a US$7 700:

Ventas (PVU x Q): 40 x 80032000
(-) CV (CVU x Q): 26 x 80020800
(-) CF3500
Utilidad Neta7700

Resumen

El punto de equilibrio es el punto de actividad en donde los ingresos son iguales a los costos y, por tanto, el punto de actividad en donde no existe ganancia ni pérdida.

Conocer el punto de equilibrio de una empresa nos permite conocer el nivel o volumen de ventas en donde los ingresos son iguales a los costos y así, por ejemplo, saber cuánto es lo que tenemos que vender para cubrir nuestros costos o para empezar a generar utilidades.

Generalmente, se calcula y analiza el punto de equilibrio de una empresa; sin embargo, también es posible calcular y analizar el punto de equilibrio de otros elementos de esta, tales como un producto o un cliente; por ejemplo, para saber cuánto nos deben generar en ingresos para ser considerados rentables.

Finalmente, además del punto de equilibrio existen otras herramientas financieras que también nos permiten analizar financieramente una empresa o evaluar un proyecto de inversión, tales como el ROI, el VAN y el TIR, y la relación costo-beneficio.

También podría interesarte
166 comentarios
  1. Roberto Mares Celón dice:

    Considero que el primer objetivo financiero de todo emprendedor es que con la operación normal de la empresa logre el punto de equilibrio lo más pronto posible, después de ello estará en posibilidades de generar utilidades.

  2. Jesus dice:

    El punto de equilibrio es importante en una empresa justamente por su nombre , el equilibrio de costos y la ventas, ya que te dice lo mínimo que debes vender para cubrir todos los costos , a partir de ese numero si vendes +1 ya estarías generando utilidades.

    Saludos

  3. jessica dice:

    por favor me pueden ayudar con esta pregunta ¿ por que es importante el punto de equilibrio ?
    y también me pueden argumentar la pregunta

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.