10 consejos de finanzas para emprendedores

Para muchas personas que inician sus negocios por cuenta propia puede resultar un tanto difícil encargarse de ciertos aspectos. El manejo del dinero es uno de ellos. Realmente es un terreno que muchos hayan tedioso y sobre todo difícil de abordar y controlar.

Tomando en cuenta que una buena cantidad de emprendimientos terminan fracasando antes de su primer año, es de suma importancia que prestes atención al asunto de las finanzas. Muchas veces la deficiente gestión que se realiza sobre los recursos financieros de una empresa es la principal causa de su cierre.

consejos de finanzas para emprendedores

Y es que en un negocio propio la responsabilidad y el compromiso son aún mayores. Lo que sucede es que ya no se trata solo de tu dinero y tu futuro, sino también del de otros si comienzas a tener empleados. De todas maneras siempre debes mantener presente que los inicios empresariales pueden ser lentos. Al principio los gastos van a ser mucho mayores que las ganancias y quizás sientas que no está funcionando.

En esta oportunidad compartiremos contigo 10 consejos de finanzas para emprendedores que sin duda te ayudarán a afrontar con más claridad el reto de llevar el control de tu dinero de una manera efectiva.

1. Organiza y monitorea tu información financiera

Una de las primeras acciones que debes tomar al momento de comenzar tu negocio es analizar muy bien las entradas y salidas de dinero. En la medida en que tienes un panorama general de la liquidez del negocio podrás tomar decisiones de forma más acertada.

  • Analiza cuáles son los gastos fijos de tu negocio. Así sabrás que debes destinar quincenal, mensual o semestralmente una cantidad de dinero para ellos.
  • Lleva registro de todos los ingresos de tu empresa. Puede que sean muy fluctuantes al principio, pero al menos después de un tiempo llevarás un histórico.
  • El registro de egresos e ingresos debe ser diario. Si te saltas alguna transacción o algún gasto puedes descontrolar las finanzas de tu empresa.
  • Asegúrate de contar con el capital suficiente para cubrir los gastos de al menos 6 meses. Recuerda lo de la lentitud de los inicios empresariales.

2. Comprende que tiempo significa dinero

Cuando decides emprender un negocio debes comprender algo vital: el tiempo es dinero. Y debido a esto debes enfocar toda tu atención diaria en tu emprendimiento, ya que las distracciones solo te alejarán de tu objetivo.

  • Evita reuniones que no tengan nada que ver con tu negocio.
  • No realices viajes innecesarios que solo te quitarán tiempo que podrías invertir en tu negocio, así que te quitarán también dinero.
  • Lleva una agenda de todas las actividades de la semana. Te ayudará a llevar un mejor control de tu tiempo. Recuerda que tiempo es igual a dinero y si controlas tu tiempo controlas tus finanzas.
  • Automatiza todas las operaciones que puedas. Las actividades relacionadas con los pagos de impuestos, las facturaciones y la realización de presupuestos son muy repetitivas. Si automatizas estas tareas, te ahorrarás un montón de tiempo que podrás invertir en actividades más productivas.

3. Establece un plan financiero

Nadie llega a ningún lado si no sabe a dónde va. O al menos a ningún lado bueno. De modo que si quieres que tu empresa tenga éxito, debes fijarte metas. Las metas nos sirven para no perder de vista nuestro objetivo y no desviarnos en el camino. Así que una de las primeras cosas que debes hacer es trazarte un plan.

  • Fíjate un objetivo principal y a largo plazo que te ayude a ver siempre cual es el norte o propósito de tu empresa.
  • A su vez, fija pequeñas metas mensuales. Estos pequeños logros te incentivarán y te ayudarán a no decaer. Incluso si no logras estas metas, te servirán para el control de daños.
  • Vigila las metas alcanzadas y las no alcanzadas. Y luego haz cuadros comparativos para observar cuáles son las fortalezas y debilidades financieras de tu empresa.
  • Haz un calendario mensual así como un cronograma semanal y respeta sus tiempos. Es decir, debes cumplir a cabalidad los compromisos fijados que tengan relación con las finanzas de tu negocio. La rigidez en las finanzas de tu empresa es algo que no tiene discusión.

4. Ten a la mano siempre un colchón para emergencias e imprevistos

Contar con un respaldo económico es vital. Es probable que tu empresa al principio tenga picos muy altos de entrada de dinero y picos muy bajos. En este período es de suma importancia tener un colchón que te dé tranquilidad mental y te permita enfocarte en el crecimiento de tu empresa.

  • Es muy importante que destines mensualmente una cantidad de dinero que te permita ir creando ese colchón financiero.
  • Ciertamente al principio la cantidad de dinero que puedas aportar a este colchón va a ser muy poca. Pero es fundamental que crees ese hábito. Luego, cuando ya estés establecido, seguirás nutriendo esa partida de dinero y estarás siempre preparado ante cualquier eventualidad.
  • Establece como meta que este colchón cubra los gastos fijos de tu negocio por al menos 6 meses. Esto significa que cuando alcances una suma que sea capaz de mantener tu empresa a flote por 6 meses como mínimo, podrás parar y destinar esa cantidad mensual para otra cosa.

5. Usa y acepta toda la ayuda que puedas

Con la finalidad de realizar la menor cantidad de gastos posibles, muchos emprendedores caen en el error de no delegar ninguna actividad concerniente a la empresa. Hay algunos papeleos y revisiones que necesitan de terceros para que tu negocio se mantenga en pie y funcione correctamente.

  • Es necesario que contrates a un auditor. Puede que tu empresa aún sea muy pequeña pero es importante que desarrolles el hábito de la auditoría. De esta manera llevarás tu contabilidad de forma mucho más organizada.
  • No seas de esos emprendedores que piensan que pueden hacer de todo. Contrata gestores que te ayuden a realizar declaraciones de impuestos, permisos gubernamentales, entre otros.
  • Lo ideal sería contratar a una persona que se encargue del manejo de los libros de contabilidad y monitoree las entradas y salidas de dinero. Pero sabemos que al principio esto puede ser costoso. Así que el uso de softwares de contabilidad va a ser muy útil para estos primero meses o años.

6. Sé optimista y realista al mismo tiempo

Lo mejor que puedes hacer por ti, por tu empresa y por tus empleados es mantener una actitud optimista. Estar siempre positivo es algo que valorarán mucho tus clientes y sin duda incrementará tus posibilidades de crecimiento. Pero recuerda que los contratiempos pueden suceder y lamentablemente no puedes controlar todo tu entorno. Así que lo más conveniente es que también tomes precauciones.

  • No inviertas todo tu dinero en un solo proyecto. Es decir, no apuestes todo tu capital personal en tu incipiente negocio. A veces el contexto externo nos puede jugar una mala pasada y si pierdes todo tu capital será mucho más difícil levantarte luego.
  • Hasta que no comiences a percibir ganancias, no abandones tu antigua entrada de dinero. No renuncies a tu trabajo antes de comenzar a ganar algo de dinero con tu nueva empresa.
  • Una forma de prepararte y estar atento es anticiparte a lo que ocurrirá en tu entorno. Esto lo puedes hacer estudiando a la competencia y conociendo lo mejor posible a tu territorio. Así que antes de comenzar cualquier proyecto, debes conocer muy bien el área en la cual se desarrolla tu negocio.

7. Inclúyete en la lista de egresos (ponte un sueldo)

Debes incluirte en la lista de egresos de tu empresa. Puede que al principio no tengas ningún empleado, pero inclúyete a ti mismo como otro trabajador más en tu negocio. El imponerte un sueldo básico mensual te ayudará a no realizar gastos excesivos e innecesarios.

  • Deposita a tu cuenta personal una cantidad fija mensual. Esto te va a ayudar a controlar tus gastos y a no gastar de más.
  • Este sueldo no tiene por qué ser una gran cantidad de dinero. Solo basta con destinar una parte que alcance a cubrir tus gastos fijos mensuales.
  • Es importante que separes tus gastos personales de los gastos en los que incurre la empresa.

8. Toma cursos de finanzas

Debes hacerte consciente de tus limitaciones. El hecho de que hayas decidido emprender no te convierte automáticamente en un experto en finanzas. Así como seguramente buscaste información sobre otros aspectos de tu emprendimiento, debes comenzar también a formarte en el área de finanzas.

  • Comienza a leer blogs instructivos sobre el mundo de las finanzas. En Internet hay cientos de sitios que tienen muy buena información.
  • Es importante que tengas cuidado con lo que lees. Es mejor que analices y compares toda la información que encuentres y de esa manera sabrás qué tan fidedigno es el sitio.
  • Existen también muchos libros de finanzas cuyos autores son grandes empresarios. Aprender de los que ya han alcanzado el éxito es una fórmula infalible para triunfar.

9. Enfócate en conseguir clientes

Un negocio no se sostiene sin clientes. Así de simple. Así que enfoca toda tu energía en lo que mantendrá tu negocio a flote: conseguir y aumentar tu cartera de clientes.

  • Aprende todo lo que puedas acerca de cómo conseguir clientes potenciales para tu negocio. Aplica estrategias de éxito y enfócate en encontrar a tu target o público objetivo.
  • Ubica cuáles son tus clientes potenciales y dirígete a ellos con estrategias de mercadeo que los termine de convencer de comprar tu producto o servicio.
  • Una vez que consigas a estos clientes, mantenlos y fidelízalos. Esto lo logras ofreciéndoles un servicio postventa que los deje con ganas de volver a buscarte.
  • Sé siempre amable con tus clientes. En la medida en que ofreces un servicio de calidad y con una buena sonrisa, tendrás clientes contentos y satisfechos.

10. Diversifica tu negocio e invierte en otras áreas

Es muy arriesgado que apuestes todo a un solo objetivo. Tu negocio puede dedicarse a un área en concreto, pero lo ideal es diversificar tus entradas de dinero. No es conveniente que ofrezcas un solo servicio o un solo producto pues limitarás demasiado tus fuentes de ingreso. Invertir el dinero que obtienes en otras áreas también es una buena idea.

diversifica tu negocio e invierte en otras áreas

  • Si ofreces un servicio, podrías ofrecer un sub-servicio como un plus para el cliente pero cobrar de alguna forma por él. A su vez, crea un sub-producto informativo por el que también cobres y de esta manera estarás diversificando tu negocio y tus ingresos.
  • Estamos claros en que la finalidad de tu emprendimiento es ganar dinero. Pero si el dinero no circula y no haces nada con él, no tiene ningún sentido ganarlo. Invierte en pasivos que te permitan obtener una ganancia sin necesidad de que hagas mucho. Puedes comprar un inmueble y alquilarlo, por ejemplo.

Si sigues estos consejos y tienes la paciencia suficiente para esperar a ver los frutos de tu constancia y dedicación, las finanzas van a ser un dolor de cabeza menos en tu vida. Sin embargo, acá te dejamos unos últimos tips para poner en práctica que nunca están de más.

  • No comiences tu negocio con dinero prestado de familiares o amigos. La razón es que si tu negocio fracasa, la relación afectiva se puede dañar también.
  • No olvides nunca cuál es el objetivo final de tu negocio. Esto te mantendrá alerta siempre.
  • Comienza a rodearte de personas que saben de negocios. Y no solo eso, aprovecha su experiencia y hazles preguntas. Aprende todo lo que puedas de ellos.
  • Los entes gubernamentales suelen otorgar subvenciones a pequeños emprendedores. Averigua los requisitos y condiciones y apúntate a estas ayudas.
  • Trata de tener la menor cantidad de deudas. Tal vez tu negocio necesite préstamos en un principio, pero es importante que trabajes duro para pagarlos lo más rápido posible.
  • Evita los gastos pequeños en cosas innecesarias. Estas micro salidas de dinero pueden parecerte inofensivas, pero al sumarlas verás que si hacen la diferencia.
También podría interesarte

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.