¿Cómo y dónde invertir mi dinero? (guía para invertir, instrumentos de inversión y consejos)

Un requisito importante para el buen manejo de nuestras finanzas personales es saber invertir.

Invertir consiste en emplear nuestro dinero en alguno de los diferentes instrumentos, vehículos o alternativas de inversión que existen con el fin de hacerlo crecer, y así aumentar nuestro patrimonio o riqueza.

Estamos invirtiendo, por ejemplo, cuando compramos acciones para luego venderlas a un mayor precio al que nos costó, compramos un bien inmueble para luego rentarlo, o simplemente depositamos nuestro dinero en cuenta de ahorro en un banco que nos paga intereses por este.

Invertir nos permite aumentar nuestro patrimonio, alcanzar nuestras metas financieras y evitar que nuestro dinero pierda su valor con el tiempo.

Invertir es fundamental para el buen manejo de nuestras finanzas personales ya que nos permite hacer crecer nuestro dinero y, por tanto, aumentar nuestro patrimonio o riqueza, y alcanzar las metas financieras que podamos tener, tales como comprar una casa, asegurar la educación de nuestros hijos o tener una jubilación digna; pero también porque evita que nuestro dinero pierda su valor o poder adquisitivo con el tiempo debido a la inflación.

La presente es una guía que te mostrará paso a paso cómo invertir tu dinero, y que incluye una lista con los principales instrumentos o vehículos de inversión que existen, y algunos consejos que te ayudarán a invertir de la mejor manera posible.

1. Capacítate en el tema de las inversiones

Para invertir adecuadamente lo primero que debes hacer es capacitarte en el tema de las inversiones, lo cual no significa que tengas que convertirte en un inversionista profesional u obtener algún titulo en el tema, sino simplemente que te familiarices con algunos términos financieros relacionados con las inversiones.

Algunos de estos términos son:

  • Rentabilidad: rendimiento en términos porcentuales que ofrece un instrumento de inversión por tu dinero para un determinado periodo de tiempo (generalmente un mes o un año).  Si, por ejemplo, un instrumento de inversión ofrece una rentabilidad del 20% anual, significa que si inviertes $100 en este, después de un año ganarás $20 y tu capital será de $120.
  • Riesgo: riesgo que presenta el instrumento de inversión de no brindar la rentabilidad ofrecida o de que ser pierda el dinero invertido en este. Por ejemplo, un negocio suele ser una inversión riesgosa, a diferencia de invertir en un depósito a plazos o una cuenta de ahorros en el banco. Por lo general, mientras más riesgosa sea un instrumento de inversión mayor es la rentabilidad ofrecida.
  • Grado de liquidez: capacidad que tiene el instrumento de inversión de poder convertirse en efectivo. Por ejemplo, las acciones tienen un alto grado de liquidez ya que se pueden vender fácilmente, a diferencia de un bien inmueble que tiene un bajo grado de liquidez ya que no son fácil vender uno.
  • Portafolio o cartera de inversión:
  • Renta fija y variable:
  • Diversificación: estrategia en donde se distribuye el dinero en diferentes instrumentos de inversión (a diferencia de invertirlos en uno o pocos instrumentos) con el fin de reducir el riesgo.

Capacitarte en el tema de las inversiones te permitirá elegir el instrumento de inversión adecuado, pero además te ayudará a obtener el mejor rendimiento y evitar el riesgo de que puedas perder el dinero que tanto esfuerzo te has costado ahorrar.

2. Conoce tu perfil de inversionista

El perfil del inversionista es el conjunto de rasgos de una persona que determina la forma en que suele tomar sus decisiones de inversión teniendo en cuenta la tolerancia al riesgo que tiene al momento de invertir.

Básicamente, existen 3 perfiles de inversionistas:

  1. Conservador: el inversionista conservador se caracteriza por su aversión al riesgo. Valora mucho la seguridad y procura asumir el menor riesgo posible, por lo que suele preferir las inversiones que le reporten rendimientos estables, de poco rendimiento, pero seguras que le generen una renta fija tales como instrumentos de deuda, depósitos a plazo y cuentas de ahorro. Suele invertir a corto y a largo plazo.
  2. Moderado: el inversionista moderado tolera un riesgo moderado. Busca obtener buenos rendimientos, pero sin asumir demasiado riesgo. Procura mantener un balance entre rendimiento y seguridad. Suele buscar la creación de un portafolio de inversión que combine inversiones de renta fija y renta variable. Suele invertir a mediano o a largo plazo.
  3. Agresivo: al inversionista agresivo le atrae el riesgo. Busca los mayores rendimientos posibles, por lo que está dispuesto a asumir el riesgo que sea necesario. Se inclina por inversiones que le generen una rentabilidad variable tales como las acciones. Suele invertir a corto plazo, pero la mayor parte de su dinero lo suele invertir a largo plazo.

Conocer tu perfil de inversionista te permitirá determinar el tipo de inversionista que eres teniendo en cuenta tu tolerancia al riesgo y, por tanto, te ayudará a elegir mejor tus inversiones y a crear el portafolio de inversión que mejor se adapte a tu perfil.

3. Infórmate sobre los instrumentos de inversión que existen

En caso de que aún no hayas decidido en dónde vas a invertir tu dinero, debes informarte sobre los diferentes instrumentos, vehículos o alternativas de inversión que existen en el mercado, y familiarizarte con sus principales características.

A continuación algunos de las principales instrumentos de inversión que existen:

ícono información

Cada instrumento incluye una breve descripción, sus principales ventajas y desventajas, y una apreciación personal que te ayudará a compararlo con los demás instrumentos, pero que solo debes tomarla como referencia y no como asesoramiento.

Acciones

Las acciones son títulos valores que algunas empresas emiten con el fin de financiarse, y que le dan a quien las posee determinados derechos tales como el de recibir dividendos en caso de que la empresa emisora los reparta y obtenga utilidades.

Invertir en acciones implica comprar estos títulos con el fin de venderlos posteriormente a un precio mayor al que tenían al momento de comprarlos (y así obtener una ganancia), y/o recibir dividendos (y así obtener una renta).

Ventajas de las acciones:

  • presentan un alto potencial de rentabilidad (al invertir en acciones se puede obtener una rentabilidad muy superior a la que se podría obtener al invertir en instrumentos de inversión tradicionales tales como las cuentas de ahorro y los depósitos a plazo).
  • no se necesita contar con mucho capital para empezar a invertir en ellas (aunque se debe tener en cuenta que debido a las comisiones que hay que pagar al momento de comprarlas, invertir en ellas un monto pequeño podría no ser rentable).
  • presentan un alto grado de liquidez (las acciones pueden ser fácilmente convertidas en efectivo ya que se pueden vender rápidamente).

Desventajas de las acciones:

  • conllevan un alto riesgo (el mercado en donde se cotizan es un mercado altamente volátil en donde cualquier evento económico, político o social puede afectar considerablemente el valor de una acción de un momento a otro).
  • se necesita contar con conocimientos técnicos que le permitan a uno invertir adecuadamente en ellas.

Invertir en acciones es una alternativa atractiva en donde un inversionista puede llegar a obtener un buen rendimiento por su dinero, pero por lo general, cuando invierte a mediano o largo plazo y tiene la paciencia suficiente como para no apresurarse en venderlas ante la primera caída del mercado.

Bonos

Los bonos son títulos de deuda que algunas empresas, gobiernos y otras entidades emiten con el fin de financiarse, y que le dan a quien los posee el derecho a recibir el pago periódico de intereses que se fijan con antelación y que no varían durante la vida de estos.

Invertir en bonos implica comprar estos títulos con el fin de recibir el pago periódico de intereses, y así obtener una renta.

Ventajas de los bonos:

  • ofrecen un potencial de rentabilidad mayor al de otros instrumentos de renta fija tales como las cuentas de ahorro y los depósitos a plazo.
  • son una inversión de bajo riesgo (antes de invertir en un bono uno sabe cuánto son los intereses que va a recibir y tiene la seguridad de que estos no van a variar hasta el vencimiento del bono).
  • no se requiere contar con conocimientos técnicos para empezar a invertir en ellos.

Desventajas de los bonos:

  • ofrecen poco potencial de rentabilidad en comparación con instrumentos de renta variable tales como las acciones.
  • a diferencia de otros instrumentos de renta fija tales como las cuentas de ahorro y los depósitos a plazo, no suelen estar asegurados por entidades gubernamentales, por lo que se corre el riesgo de que el emisor no pague los intereses prometidos en caso de quiebra.

Invertir en bonos es una buena alternativa para quienes les gustaría recibir el pago periódico de intereses y que, debido a su poca tolerancia al riesgo, les gustaría también saber con antelación cuánto es lo que lo van a recibir y cuál es el plazo en que va a estar invertido su dinero.

Bienes raíces

Invertir en bienes raíces consiste en comprar físicamente inmuebles tales como casas, departamentos, locales comerciales, oficinas, terrenos, etc., con el fin de venderlos posteriormente a un precio mayor al que tenían al momento de comprarlos (y así obtener una ganancia), y/o rentarlos (y así obtener una renta).

Ventajas de los bienes raíces:

  • ofrecen un alto potencial de rentabilidad (invertir en bienes raíces puede llegar a ser bastante rentable, pero generalmente en el mediano o largo plazo).
  • son una inversión, por lo general, segura (el valor de los bienes raíces difícilmente disminuye y, por el contrario, suele aumentar con el tiempo).
  • son una inversión relativamente sencilla (se requieren pocos conocimientos técnicos para empezar a invertir en ellos y luego para administrarlos, al menos en comparación con otros instrumentos de inversión tales como las acciones).

Desventajas de los bienes raíces:

  • se necesita contar con un buen capital para empezar a invertir en ellos.
  • se necesita contar con conocimientos del mercado que le permitan a uno escoger el inmueble adecuado, y luego asegurarse de que este aumente su valor o pueda ser rentado rápidamente.
  • presentan un bajo grado de liquidez (no es fácil convertir un inmueble en efectivo, ya que por lo común toma tiempo encontrar un comprador para el mismo).

Invertir en bienes raíces es una de las mejores alternativas de inversión que existen ya que le permite a uno tener un activo que difícilmente pierde su valor y que, a pesar de las caídas que pueda tener, en el largo plazo (a unos cinco, diez, veinte o treinta años) es muy probable que valga considerablemente más de lo que vale ahora.

Fondos mutuos

Los fondos mutuos son fondos conformados por los aportes de dinero de personas naturales y/o jurídicas, los cuales son reunidos, administrados e invertidos en otros instrumentos financieros con el fin de hacerlos crecer, por sociedades administradoras de fondos.

Invertir en fondos mutuos implica comprar participaciones de estos fondos con el fin de venderlas posteriormente a un precio mayor al que tenían al momento de comprarlas, y así obtener una ganancia.

Ventajas de los fondos mutuos:

  • son una inversión de bajo riesgo (las inversiones del dinero de un fondo mutuo son realizadas por inversionistas profesionales y de manera diversificada).
  • no se necesita contar con mucho capital para empezar a invertir en ellos (la mayoría de fondos mutuos permiten que uno pueda empezar a invertir en ellos con apenas 100 dólares).
  • son una inversión sencilla (no se requiere de mayores conocimientos financieros para empezar a invertir en ellos).
  • se puede invertir inmediatamente en ellos (solo es cuestión de acercarse a alguna empresa administradora de fondos o a cualquier banco que ofrezca este producto, preguntar sobre los tipos de fondos mutuos que ofrecen, y solicitar la apertura de uno).
  • presentan un alto grado de liquidez (el dinero invertido en un fondo mutuo puede convertirse fácilmente en efectivo, ya que uno puede disponer de este en cualquier momento).

Desventajas de los fondos mutuos:

  • ofrecen poco potencial de rentabilidad en comparación con otros instrumentos de inversión tales como las acciones y los bienes raíces.
  • se tiene poco control sobre ellos (las inversiones del dinero de un fondo mutuo son realizadas por la empresa administradora del fondo).
  • es necesario pagar comisiones a la empresa administradora del fondo.

Los fondos mutuos son la opción ideal para quienes les gustaría obtener un rendimiento por su dinero mayor al que podrían obtener con instrumentos de inversión tradicionales tales como las cuentas de ahorro y los depósitos a plazo, pero que no cuentan con el conocimiento necesario para invertir en otros instrumentos más complejos tales como las acciones, o que no están dispuestos a correr el riesgo que estos implican.

Depósitos a plazo

Los depósitos a plazo son cuentas gestionadas por bancos y otras entidades financieras, que ofrecen el pago de determinados intereses a quienes colocan y mantienen su dinero en estas por un período de tiempo determinado.

Invertir en depósitos a plazo implica colocar dinero en estas cuentas con el fin de cobrar los intereses que ofrece una vez cumplido el plazo acordado.

Ventajas de los depósitos a plazo:

  • son una inversión segura (antes de invertir en un depósito a plazo uno sabe cuál es el interés que va a recibir y cuál es el plazo en que su dinero va a estar invertido).
  • no se necesita contar con mucho capital para empezar a invertir en ellos.
  • son una inversión sencilla (solo es cuestión de acercarse a un banco o a una entidad financiera que ofrezca este producto, preguntar sobre los tipos de depósitos a plazo que ofrecen, y solicitar la apertura de uno).

Desventajas de los depósitos a plazo:

  • ofrecen poco potencial de rentabilidad (suelen ofrecer una rentabilidad mayor que las que ofrecen las cuentas de ahorro, pero menor que las que ofrecen otras alternativas de mayor riesgo tales como los fondos mutuos y las acciones).
  • presentan un bajo grado de liquidez (una vez invertido dinero en un depósito a plazo, uno no puede disponer de este hasta cumplir el plazo acordado, a menos que pague una multa que suele ser elevada).

Los depósitos a plazo son la alternativa indicada para quienes tienen aversión al riesgo, pero les gustaría obtener un rendimiento por su dinero mayor al que podrían obtener al ponerlo en una cuenta de ahorro, a cambio de no tocarlo por un periodo de tiempo determinado.

Divisas

Invertir en divisas consiste en comprar divisas tales como dólares, euros, yenes, libras, etc., con el fin de venderlas posteriormente a un precio mayor al que tenían al momento de comprarlas, y así obtener una ganancia.

Ventajas de las divisas:

  • ofrecen un alto potencial de rentabilidad (invertir en divisas puede ser bastante rentable, pero también bastante riesgoso).
  • no se requiere mucho capital para empezar a invertir en ellas.
  • se puede invertir en ellas en cualquier momento y desde cualquier lugar del mundo (se invierte en ellas a través del mercado Forex, el cual es completamente electrónico).
  • presentan un alto grado de liquidez (las divisas pueden convertirse fácilmente en efectivo, ya que siempre hay alguien dispuesto a comprarlas).
  • usualmente los agentes a través de los cuales se compran ofrecen apalancamiento a los inversionistas, dándoles así la posibilidad de que puedan operar con un monto mayor al invertido.

Desventajas de las divisas:

  • conllevan un alto riesgo (el mercado de divisas es un mercado altamente especulativo y volátil, en donde cualquier evento económico, político o social puede afectar considerablemente el valor de una divisa de un momento a otro).
  • se necesita contar con conocimientos técnicos que le permitan a uno invertir adecuadamente.

Invertir en divisas es una alternativa en donde se puede llegar a ganar bastante dinero en poco tiempo (debido sobre todo a la posibilidad de apalancamiento), pero que también presenta un alto riesgo, sobre todo si no se cuenta con los conocimientos y la preparación adecuada.

Oro

Invertir en oro consiste en comprar oro, ya sea de manera directa (por ejemplo, a través de lingotes o monedas de oro) o indirecta (por ejemplo, a través de certificados de depósito de oro o fondos de inversión especializados en oro), con el fin de venderlo posteriormente a un precio mayor al que tenía al momento de comprarlo, y así obtener una ganancia.

Ventajas del oro:

  • ofrece un buen potencial de rentabilidad (invertir en oro es rentable, pero, por lo general, en el largo plazo).
  • es una inversión segura (el valor del oro difícilmente disminuye debido principalmente a que no es regulado por los gobiernos, sino que es determinado por la oferta y la demanda; y, por el contrario, suele aumentar con el tiempo debido a que cada vez hay una mayor demanda y una menor oferta).
  • es una inversión sencilla (se necesitan pocos conocimientos financieros para empezar a invertir en él).
  • presenta un buen grado de liquidez (el oro puede convertirse fácilmente en efectivo, ya que puede ser vendido en cualquier momento).

Desventajas del oro:

  • su valor es inestable en el corto plazo.
  • no proporciona ningún tipo de renta.
  • en caso de comprar oro físico, requiere cuidado y mantenimiento, y se corre el riesgo de que pueda ser robado; y, en caso de que se deje en custodia en algún banco, es necesario pagar un alto costo por ello.

Invertir en oro es considerado una inversión refugio que los inversionistas suelen realizar en tiempos de crisis con el fin de evitar que el valor de su dinero disminuya; pero también suele considerarse una inversión rentable en el largo plazo ya que a la larga su valor tiende a aumentar debido a que cada vez hay más inversionistas y menos reservas de oro.

Obras de arte y objetos coleccionables

Invertir en obras de arte y objetos coleccionables consiste en comprar pinturas o esculturas de artistas renombrados, así como joyas, estampillas, monedas, libros antiguos, entre otros objetos, con el fin de esperar a que aumenten su valor como consecuencia del paso del tiempo, y así venderlos a un precio mayor al que tenían al momento de comprarlos.

Ventajas de las obras de arte y objetos coleccionables:

  • ofrecen un buen potencial de rentabilidad (invertir en obras de arte u objetos coleccionables, en algunos casos, puede llegar a ser bastante rentable en el largo plazo).
  • son una inversión sencilla (solo es cuestión de comprar la obra de arte u objeto coleccionable y guardarlo en casa o dejarlo en custodia en algún banco).
  • poseerlos le dan a uno un sentimiento de satisfacción y disfrute, sobre todo si es coleccionista o le gusta el tipo de obra de arte u objeto coleccionable adquirido.

Desventajas de las obras de arte y objetos coleccionables:

  • no proveen renta alguna (a menos que se den en alquiler a alguna galería de arte o a algún museo).
  • requieren bastante cuidado y mantenimiento (cualquier rajadura o deterioro podría disminuir parte o el total de su valor).
  • se corre el riesgo de que puedan ser robados o destruidos en un incendio u otro desastre, y, en caso de adquirir un seguro, este suele tener un costo bastante elevado.
  • se corre el riesgo de ser estafado (de que a uno le vendan una pieza falsificada o, peor aún, robada).
  • presentan un bajo grado de liquidez (las obras de arte y los objetos coleccionables no son fáciles de convertir en efectivo, ya que no es fácil conseguir rápidamente un comprador para estos).

La inversión en obras de arte y objetos coleccionables es una gran alternativa para los coleccionistas o para quienes les gusta alguna obra de arte u objeto coleccionable en particular; pero también para quienes quieran diversificar su portafolio de inversión o simplemente quieran darle a este un toque de distinción.

Negocios

Invertir en negocios consiste en crear un negocio desde cero, comprar un negocio que ya está en funcionamiento, o financiar el negocio de un tercero, con el fin de obtener utilidades o venderlo a un precio mayor al que tenía al momento de comprarlo (en el caso de crear un negocio o comprar uno), u obtener un porcentaje de las utilidades (en el caso de financiar el negocio de un tercero).

Ventajas de los negocios:

  • ofrecen un alto potencial de rentabilidad (invertir en negocios puede llegar a ser bastante rentable, siempre y cuando se elija el negocio indicado y este se administre eficientemente).
  • en el caso de crear un negocio o comprar uno, se tiene el total control de la inversión (las utilidades y el aumento del valor del negocio dependen de uno).
  • en caso de tener buenos resultados, les brindan a uno la satisfacción de haber sido el responsable del buen rendimiento de su inversión.

Desventajas de los negocios:

  • conllevan un alto riesgo, sobre todo si no se cuenta con los conocimientos y las habilidades adecuados.
  • por lo general, se necesita contar con un buen capital para empezar a invertir en ellos, sobre todo en el caso de la compra de un negocio.
  • se necesita contar con conocimientos y habilidades empresariales, tanto para invertir en ellos como para administrarlos.
  • presentan un bajo grado de liquidez (el dinero invertido en un negocio es difícil de convertir en efectivo ya que, entre otras razones, no es fácil encontrar rápidamente un comprador para un negocio).

Invertir en negocios es la alternativa ideal para quienes les gusta el tema de los negocios y tener el total control de su inversión (en el caso de crear un negocio o comprar uno), o que les gusta el tema de los negocios pero no tienen el tiempo o la voluntad necesaria para administrar uno (en el caso de financiar el negocio de un tercero).

4. Elige un instrumento de inversión

Una vez que conoces los diferentes instrumentos de inversión que existen, elige uno en la cual empezar a invertir teniendo en cuenta tu capacidad de inversión (cuánto capital dispones para invertir), tus objetivos de rentabilidad (cuánto quieres ganar con respecto a tu capital), tu perfil de inversionista o tolerancia al riesgo, tus habilidades o conocimientos, y tus gustos o preferencias personales.

Por ejemplo, si te gusta tener el control de tu inversión y quieres obtener la mayor rentabilidad posible por tu dinero sin importar el riesgo que ello implique, lo tuyo podría ser los negocios o las acciones; pero si no te importa que otros administren tu inversión y obtener poca rentabilidad por tu dinero con tal de tener la seguridad de que no lo perderás, lo tuyo podría ser los fondos mutuos.

5. Especialízate en el instrumento de inversión elegido

Una vez que has elegido un instrumento de inversión en el cual empezar a invertir, especialízate en este, lo cual no significa que te conviertas en un experto, sino simplemente que profundices un poco más en su funcionamiento y te informes bien sobre todos los aspectos relacionados tales como los factores que determinan su valor y la forma en que puedes hacer que este aumente.

Por ejemplo, si has elegido las acciones como instrumento de inversión en donde empezar a invertir, profundizar más en estas podría implicar aprender a determinar cuándo comprar y vender una acción, averiguar cuáles son los sitios web en donde puedes encontrar información que te ayude con esta tarea, investigar cuáles han sido las acciones que más han aumentado su valor o que más dividendos han pagado, etc.

6. Busca oportunidades de inversión

Una vez que te has especializado en un instrumento de inversión, busca oportunidades de inversión para dicho instrumento (mientras mayor haya sido tu preparación en el tema de las inversiones y más hayas profundizado en el instrumneto de inversión elegido, mejor preparado estarás para poder identificarlas).

Por ejemplo, si vas a invertir en negocios, para encontrar oportunidades podrías analizar los cambios y tendencias en el mercado, identificar las nuevas necesidades, gustos y preferencias en los consumidores, averiguar cuáles son los negocios más rentables hoy en día, entrevistarte con otros emprendedores o dueños de negocios, etc.

7. Analiza la oportunidad

Una vez que has identificado una oportunidad de inversión, recopila toda la información que puedas sobre esta (sin llegar al extremo de querer saberlo todo), y luego analízala (sin tomarte demasiado tiempo en ello o tratar de prever todas las posibilidades), con el fin de determinar si efectivamente se trata de una oportunidad y minizar el riesgo.

Por ejemplo, si has identificado un inmueble como una oportunidad para empezar a invertir en bienes raíces, antes de comprarlo analiza bien las características y proyecciones de su mercado, asegúrate de que haya buenas probabilidades de que su valor aumente con el tiempo o de que pueda ser rentado inmediatamente, calcula con la mayor exactitud posible su rentabilidad, asegúrate de que sus papeles estén en regla, etc.

8. Adquiere la inversión y adminístrala

Una vez que has analizado la oportunidad y te has convencido de que efectivamente lo es, adquiere la inversión que implica; por ejemplo, buscar un broker a través del cual puedas comprar las acciones o los bonos que has elegido, adquiere el bien inmueble que vas a rentar, acude al banco y abre el fondo mutuo o el depósito a plazos que has investigado, o iniciar o compra el negocio que has planificado iniciar o comprar.

En caso de que tengas control sobre la inversión una vez que la has adquirido, adminístrala de tal manera que te genere la mayor rentabilidad o rendimiento posible, ya sea procurando que te genere el mayor flujo de dinero posible y/o que te permita obtener la mayor ganancia posible al momento de venderla.

9. Crea una cartera de inversión diversificada

El objetivo de un buen inversionista no debe ser invertir en un solo vehículo de inversión, sino construir una cartera o portafolio de inversión diversificada que le permita aumentar las probabilidades de obtener un buen rendimiento por su dinero y minimizar el riesgo, por lo que una vez que has adquirido tu primera inversión, reinvierte el dinero ganado y/o utilízalo para adquirir nuevas inversiones.

Por ejemplo, una vez que has invertido en un inmueble y empezado a obtener buenos resultados, procede a buscar nuevos inmuebles en los cuales invertir o, en todo caso, a especializarte en otro tipo de vehículo de inversión (por ejemplo, en negocios o en acciones), y luego a buscar oportunidades de inversión para dicho vehículo, analizarlas y adquirir las inversiones que implican.

No pongas todos los huevos en la misma canasta.

Consejos para invertir

Se suele pensar que invertir es una tarea compleja para la cual es necesario contar con amplios conocimientos financieros, pero lo cierto es que invertir no tiene por qué ser complicado si además de seguir los pasos que hemos mencionados, seguimos algunos consejos.

Para finalizar este artículo, te presentamos a continuación algunos consejos que te ayudarán a invertir de la mejor manera posible.

Capacítate en el tema de las inversiones

Antes de invertir el dinero que probablemente te costó mucho tiempo y esfuerzo conseguir y ahorrar, e incursionar en un área que probablemente no conozcas bien, es necesario que te capacites bien en el tema de las inversiones, lo cual no significa que tengas que convertirte en un inversionista profesional u obtener algún titulo en el tema, sino simplemente que te familiarices con algunos términos relacionados con las inversiones, tales como rentabilidad, manejo de riesgo y diversificación, y te informes bien sobre los principales instrumentos o vehículos de inversión existentes, tales como acciones, bonos y fondos de inversión.

Especialízate en un tipo de inversión

Para tener éxito en tus inversiones es recomendable que primero te especialices e inviertas en un tipo de inversión (por ejemplo, acciones, bienes raíces o un tipo de negocio), y después de haber conocido a fondo el tipo de inversión, llegado a ser experto o especialista y haber tenido éxito en este recién invertir en otros tipos.

Analiza bien una inversión

Con el fin de saber su real potencial de rentabilidad y verdadero riesgo, y poder aprovecharla de la mejor manera posible, ante una oportunidad de inversión, siempre debes tomarte tu tiempo y analizar bien todo lo referente a la posible inversión.

Recopila toda la información que puedas sobre el instrumento o vehículo de inversión (sus características, la rentabilidad que ofrece, su riesgo, su mercado, etc.), analiza bien dicha información y, de ser necesario, compáralo con otras alternativas.

No realices un análisis exhaustivo

Ante una oportunidad de inversión debes tomarte tu tiempo y analizarla bien, pero sin tratar de realizar un análisis exhaustivo de esta, y llegar al extremo de querer recopilar toda la información existente o tratar de prever todas las posibilidades.

Ten en cuenta que por más más que analices una posible inversión, siempre habrán cosas que no podrás ver o prever, y que si te tomas demasiado tiempo en analizarla, podrías caer en lo que se conoce como «parálisis por análisis» y llegar a perder la oportunidad.

Asume riesgos

Ante una oportunidad de inversión debes evaluar el riesgo que presenta (por lo general, mientras mayor potencial de rentabilidad, mayor riesgo presentará), procurar minimizarlo al máximo (capacitándote, informándote y analizando), y asumir el poco riesgo que siempre quedará.

Ten en cuenta que por más capacitados que estés o por más análisis que realices, siempre existirá el riesgo al momento de invertir, y que al dejar de invertir en algún instrumento o vehículo de inversión debido al riesgo que presenta, podrías estar dejando pasar una buena oportunidad.

Diversifica

Finalmente, probablemente el principal consejo sobre inversiones: diversifica; es decir, no inviertas todo el dinero en una sola inversión, sino distribúyelo en diferentes inversiones con el fin de que minimices el riesgo.

Ten en cuenta que si decides concentrar todo tu dinero en una sola inversión corremos el riesgo de que dicha inversión obtenga malos resultados, y que llegues a perder parte o el total de nuestro dinero; pero en cambio, si inviertes de manera diversificada, minimizas el riesgo ya que para perder tu dinero varias de tus inversiones tendrían que tener malos resultados al mismo tiempo.

También podría interesarte