¿Cómo ahorrar dinero? (método, estrategias y consejos)

Un requisito importante para el buen manejo de nuestras finanzas personales es tener el hábito de ahorrar.

Ahorrar consiste en reservar una parte de nuestros ingresos de dinero para un uso posterior; por ejemplo, para comprar una casa, afrontar algún imprevisto o emergencia, o tener una jubilación digna.

También podemos definir ahorrar como el acto de gastar o consumir menos; por ejemplo, al buscar los precios más bajos o reducir el consumo de electricidad.

Ahorrar nos permite alcanzar objetivos financieros, afrontar gastos inesperados, y tener seguridad en tiempos de incertidumbre económica.

Ya sea que se trate de reservar una parte de nuestros ingresos para usarlos posteriormente o gastar menos, adquirir el hábito de ahorrar es fundamental para el buen manejo de nuestras finanzas personales debido a las siguientes razones:

  • Adquirir productos o servicios de difícil adquisición: ahorrar nos permite adquirir productos o servicios que por lo general no podemos adquirir fácilmente; por ejemplo, una casa, un automóvil, un viaje al extranjero, la educación de nuestros hijos, nuestra jubilación o algún gusto que mejore nuestra calidad de vida.
  • Invertir: ahorrar nos permite disponer de un dinero que podemos emplear en algún instrumento de inversión tal como acciones, un fondo de inversión o un negocio, y así tener nuevas fuentes de ingresos, y eventualmente aumentar nuestro patrimonio.
  • Afrontar imprevistos o emergencias: nos permite afrontar cualquier imprevisto o emergencia que podamos tener y que pueda significarnos un gasto inesperado, tal como reparaciones de nuestro automóvil, una atención médica o una pérdida de empleo, sin tener la necesidad de endeudarnos.
  • Tener seguridad y tranquilidad: nos permite tener la seguridad y tranquilidad de saber que disponemos de dinero con el que podemos responder ante cualquier imprevisto o emergencia, cubrir todos nuestros gastos y tener una jubilación digna.

Método para ahorrar dinero

Ya sea que quieras adquirir un producto o servicio de difícil adquisición, invertir, afrontar imprevistos o emergencias, o tener seguridad y tranquilidad, el siguiente es un método conformado por 5 pasos que te ayudará a ahorrar:

1. Elabora un cuadro de ingresos y egresos

En primer lugar elabora un cuadro con las partidas que te generen ingresos y egresos, así como el monto mensual que te suele generar cada partida.

Ejemplos de partidas que generan ingresos son las partidas empleo, negocios e inversiones; mientras que ejemplos de partidas que generan egresos son las partidas alimentación, educación, movilidad, vestimenta, entretenimiento, servicios y deudas.

Por ejemplo, en la partida «negocios» podrías tener ingresos habituales de US$5000 al mes, y en la partida «educación» podrías tener gastos habituales de US$1000.

Al momento de elaborar tu cuadro de ingresos y egresos debes asegurarte de incluir todas las partidas que te generen ingresos y egresos, y procurar ser lo más acertado posible con el monto asignado a cada una.

2. Identifica las partidas en las cuales puedes reducir gastos

Una vez que has elaborado tu cuadro de ingresos y egresos habituales, analízalo e identifica las partidas en donde podrías reducir gastos o, en todo caso, en donde podrías dejar de gastar.

Para identificar estas partidas, debes buscar aquellos aspectos en los que de alguna manera podrías reducir gastos, prestando especial atención a aquellos en los que estás gastando demasiado.

Por ejemplo, podrías notar que estás gastando mucho en la partida «alimentación» al comer mucho fuera de casa, en la partida «entretenimiento» al estar suscrito a revistas que no siempre lees, o en la partida «servicios» al consumir mucha electricidad.

3. Elabora un presupuesto

En base a los pasos anteriores elabora un presupuesto personal en donde señales las partidas que te generarán ingresos y egresos en el mes, así como los montos que proyectas que te generará cada una.

Por ejemplo, si en la partida «educación» solías gastar US$1000, y no has considerado reducir gastos, entonces tu proyección para esta partida sería también de US$1000; pero si en la partida «entretenimiento» solías gastar US$800, y con el análisis que has realizado has determinado que podrías reducir tus gastos a US$600, entonces tu proyección para esta partida sería de US$600.

Además de las partidas que te generarán ingresos y egresos, y el monto que te generará cada una, en tu presupuesto debes determinar el total de todos los ingresos proyectados y el de todos egresos proyectados, y la diferencia que existe entre estos.

Un formato común de un presupuesto personal es el siguiente:

Mes 1Mes 2Mes 3
INGRESOS
Partida 1
Partida 2
TOTAL INGRESOS
EGRESOS
Partida 1
Partida 2
Partida 3
TOTAL EGRESOS
SALDO

4. Determina un monto destinado al ahorro

Una vez que has elaborado tu presupuesto personal, determina un monto que vas a ahorrar cada mes.

Este monto destinado al ahorro debería corresponder al saldo de tu presupuesto; es decir, a la diferencia que existe entre el total de los ingresos proyectados y el total de los egresos proyectados.

Si consideras que este saldo no es un monto adecuado para ahorrar, debes reconsiderar tu presupuesto y evaluar si podrías reducir aún más los gastos en algunas partidas o, en todo caso, si podrías encontrar nuevas fuentes de ingresos.

Lo recomendable es que el monto destinado al ahorro represente como mínimo el 10% de tus ingresos totales.

5. Ajústate al presupuesto

Finalmente, una vez que has elaborado tu presupuesto y determinado el monto que vas a ahorrar cada mes, ajústate al presupuesto y pon en práctica lo planificado.

Es probable que en ocasiones no llegues a seguir al pie de la letra tu presupuesto, pero lo que sí debes asegurarte de cumplir es con reservar siempre el mismo monto que has determinado como ahorro.

Adquirir el hábito de reservar un monto destinado al ahorro, te permitirá adquirir disciplina para ahorrar, y el observar cómo van aumentando tus ahorros te motivará a ahorrar más, y a buscar nuevos ingresos que te permitan aumentar este monto.

Asimismo, asegúrate de hacerle siempre a tu presupuesto los ajustes o cambios que sean necesarios, procurando que el monto destinado al ahorro sea cada vez mayor, ya sea reduciendo tus gastos o generando más ingresos.

Estrategias y consejos para ahorrar dinero

Como un complemento al método de ahorro que hemos presentado, en esta sección te presentamos una lista conformada por diversas estrategias y consejos que te ayudarán a ahorrar dinero:

Gastar menos

Gastar menos parece ser un consejo obvio para ahorrar, pero lo cierto es que muchas veces no somos conscientes de la importancia de gastar menos, y solo nos concentramos en aumentar nuestros ingresos.

Si tu situación financiera no es de las mejores, probablemente el problema no sean los ingresos que generas, sino los gastos que realizas.

Para gastar menos lo primero que debes hacer es ser consciente en qué estás gastando tu dinero, y luego buscar la manera de gastar menos o, en todo caso, dejar de gastar en ello.

Para esta tarea podrías hacer un presupuesto personal o simplemente una lista de todos los gastos que sueles tener en el mes, identificar las partidas en las que sueles gastar más, y analizar si puedes reducir gastos en estas o, en todo caso, sacarlas de tu presupuesto.

Por ejemplo, al analizar tu presupuesto personal podrías concluir que estás gastando mucho o innecesariamente en las siguientes partidas:

  • suscripciones a diarios o revistas que no siempre lees.
  • suscripciones a servicios de streaming que no utilizas con regularidad.
  • planes de telefonía móvil o de Internet en donde pagas por datos o minutos que no necesitas realmente.
  • cafés que compras constantemente en cadenas de cafeterías.
  • cigarros que perjudican tu salud.
  • libros que podrías conseguir prestados en la biblioteca.
  • comer fuera de casa o pedir comida a través del servicio de delivery en vez de cocinar más en casa y así, no solo ahorrar, sino también comer de manera más saludable.
  • cursos presenciales que podrías llevar de manera virtual.

Comprar de manera inteligente

Comprar de manera inteligente es en realidad una forma de gastar menos que consiste en buscar la manera de gastar menos a la hora de adquirir productos o servicios.

Comprar de manera inteligente podría implicar:

  • Comparar precios: cuando quieras comprar un producto, no compres el primero que encuentres, sino tómate tu tiempo y busca varios lugares en donde lo vendan hasta encontrar el precio más conveniente (teniendo en cuenta también otros factores tales como calidad, beneficios adicionales y atención al cliente).
  • Comprar usado en vez de nuevo: considera comprar de segunda mano en vez de nuevo para el caso de algunos productos costosos; por ejemplo, para el caso de automóviles, los cuales suelen perder hasta un 30% de su valor en cuanto salen de la agencia o concesionario.
  • Buscar ofertas y descuentos: busca y aprovecha siempre las ofertas y descuentos; por ejemplo, compra en tiendas de consignación o de descuento, espera promociones de liquidación o por temporada, acude al supermercado los días en que ofrezcan los mejores descuentos, o compra al por mayor con el fin de aprovechar los descuentos por cantidad.
  • Negociar precios: negocia siempre un mejor precio (lo cual podría incluir también buscar mejores condiciones o mayores beneficios) aun cuando parezca poco probable que te acepten (no pierdes nada por preguntar), lo cual no significa presionar o aprovecharse de la otra persona, sino simplemente preguntar.

Consumir menos

Consumir menos es otra forma de gastar menos que consiste en consumir o utilizar menos los productos o servicios que solemos consumir o utilizar en nuestro día a día.

Consumir o utilizar menos podría implicar:

  • usar menos shampoo.
  • usar menos pasta dental.
  • usar menos detergente.
  • consumir menos electricidad (por ejemplo, apagando las luces cuando no las necesites, comprando aparatos electrónicos que consuman poca energía, y apagando el televisor o la computadora cuando no los estés utilizando).
  • consumir menos agua (por ejemplo, arreglando los goteros, cerrando el grifo cuando te cepillas los dientes, y duchándote en vez de bañarte).

Consumir o usar algo en menor cantidad podría no significar mucho como ahorro, pero si sumas todos los pequeños ahorros que podrías hacer al seguir este consejo, podrías llegar a tener un ahorro significativo en el mediano o largo plazo.

Reservar un monto como ahorro

Reservar un monto como ahorro consiste en destinar cada mes un determinado monto de dinero producto de nuestros ingresos a una bolsa de ahorro.

Lo recomendable es que este monto represente como mínimo el 10% del total de tus ingresos mensuales, y que una vez que lo determines lo aumentes a medida que aumenten tus ingresos, pero también tu capacidad para gastar menos.

También es recomendable que deposites este monto destinado al ahorro en una cuenta de ahorros en el banco, de tal manera que lo tengas en un lugar seguro, no te sientas tentado a utilizarlo y, de paso, puedas ganar algunos intereses; y que lo automatices de tal manera que sea destinado a tu cuenta de ahorros antes de que puedas utilizarlo.

Hacer un presupuesto personal

Un presupuesto personal es un documento que muestra los futuros ingresos y egresos de dinero que esperamos tener en el mes, y la diferencia que existe entre estos.

Hacer un presupuesto personal te permite identificar las partidas en las cuales estás gastando demasiado, y en las que podrías reducir gastos o, en todo caso, que podrías eliminar de tu presupuesto; y al mostrar la diferencia que existe entre tus ingresos y egresos proyectados, te ayuda a determinar un monto que puedes reservar como ahorro.

Asimismo, contar con un presupuesto personal te sirve como fuente de motivación para cumplir con lo planificado, y te permite adquirir la disciplina necesaria para ahorrar.

Evitar las deudas

Algunas deudas podrían ser de gran ayuda tal como la deuda de una hipoteca, o la deuda necesaria para iniciar o hacer crecer un negocio; pero si realmente queremos ahorrar, es necesario tener la menor cantidad de deudas posible.

Siempre que quieras comprar algo, asegúrate de comprarlo después de obtener el dinero necesario, y no comprarlo y después obtener el dinero.

La primera deuda que debes evitar es la que genera el uso de tarjetas de crédito, la cual suele ser la deuda que mayor costo posee (la que presenta las mayores tasas de interés).

Debes tener en cuenta que las tarjetas de crédito son para ser usadas en caso de emergencia, para sacarnos de algún apuro, o para aprovechar alguna oportunidad que se presente, y no para ser usadas constantemente en compras ordinarias tales como la compra de ropa o comida.

Lo recomendable es que cortes todas tus tarjetas de crédito o, en todo caso, que mantengas solo una, aquella que presente los costos más bajos y las condiciones de pago más convenientes.

En caso de que ya tengas deudas pendientes, procura liquidarlas todas lo más antes posible, y luego asegúrate siempre de comprar al contado.

Consejos específicos para ahorrar dinero

En esta sección te damos algunos consejos de ahorro específicos para determinados aspectos en donde suelen haber gastos importantes, pero también en donde se pueden reducir gastos de manera significativa.

¿Cómo ahorrar en automóvil?

El automóvil es un bien en donde solemos gastar bastante no solo en combustible, sino también en mantenimiento y reparaciones; pero también en donde podemos reducir gastos considerables si seguimos algunos consejos.

A continuación algunos consejos para ahorrar en automóvil:

  • Haz mantenimiento regular: hacerle mantenimiento a tu automóvil de manera regular te permite que este consuma combustible de manera más eficiente, pero también que sea menos propenso a tener fallos cuyas reparaciones podrían resultar costosos.
  • Conduce de manera eficiente: conducir de manera eficiente, manteniendo una velocidad constante y evitando acelerar o frenar de manera brusca, también te permite que tu automóvil consuma combustible de manera eficiente.
  • Utiliza neumáticos en buen estado: utilizar neumáticos en buen estado y con la presión de aire adecuada también te permite ahorrar en combustible, pero además evita que puedas tener accidentes que podrían significarte un gasto importante.
  • Planifica tus viajes: planificar de antemano la ruta más rápida o la que presenta menos tráfico, así como el día o la hora en donde haya menos tráfico es otra forma de ahorrar combustible.
  • Usa el aire acondicionado con moderación: el uso de aire acondicionado aumenta el consumo de combustible, por lo que procura en lo posible ventilar el auto de manera natural.
  • Compra un automóvil eficiente en el consumo de combustible: si estás por comprar un automóvil o tienes la posibilidad de cambiar el que tienes, considera como un factor importante al momento de elegir uno su eficiencia en cuanto al consumo de combustible.
  • Compara precios de combustible: cuando vayas a llenar el tanque de tu automóvil compara los precios de combustible de diferentes estaciones, teniendo en cuenta que el precio podría variar considerablemente de una estación a otra aún cuando estas se encuentren relativamente cerca.
  • Considera usar transporte público: en ocasiones usar el transporte público en vez de usar tu automóvil, no solo te puede permitir ahorrar dinero, sino también llegar a tu destino más rápido.
  • Considera un transporte compartido: considera usar un transporte compartido; por ejemplo, si conoces a un compañero de trabajo que vive cerca de tu casa, podrías acordar con él que una semana te lleve a tu centro de trabajo en su automóvil, y otra semana lo lleves tú en el tuyo.
  • Aprovecha promociones y descuentos: aprovecha las diversas promociones y descuentos que las empresas financieras y de seguro suelen ofrecer, tales como programas de recompensas o descuentos en combustible, baterías y lavados de salón.

¿Cómo ahorrar en compras en el supermercado?

Las compras en el supermercado también son una partida en donde solemos gastar una buena parte de nuestros ingresos, pero también en donde podemos reducir gastos importantes si seguimos algunos consejos.

A continuación algunos consejos para ahorrar al comprar en el supermercado.

  • Aprovecha promociones y descuentos: aprovecha las diversas promociones y descuentos que los supermercados suelen ofrecer, tales como programas de acumulación de puntos que puedes canjear por productos, y descuentos para determinados productos en determinados días de la semana.
  • Compra en cantidad: aprovecha los descuentos que los supermercados suelen ofrecer si compras sus productos en grandes cantidades. Si en tu casa no tienes espacio suficiente para almacenar una gran cantidad de productos, podrías acordar comprar los productos con familiares o amigos.
  • Haz una lista de compras: haz siempre una lista detallada de los productos que vas a comprar en el supermercado antes de acudir a este, y luego asegúrate de comprar solo lo que esté en tu lista con el fin de evitar que compres productos que en realidad no necesitas.
  • Evita hacer compras con hambre: come antes de acudir al supermercado con el fin de que una vez en este no hagas compras compulsivas en base a lo que te provoca comer en ese momento.
  • Compara bien precios: compara bien los precios de los productos o marcas ofrecidos en el supermercado. Una forma de comparar dos o más ofertas es hallando y comparando el precio unitario de cada una de estas.
  • Compra por Internet: muchas veces comprar en la página web del supermercado te permite obtener mejores ofertas, además de que te permite comparar precios más fácilmente y evitar compras impulsivas.

¿Cómo ahorrar en electricidad?

El consumo de electricidad es una partida en donde con pequeños cambios podemos reducir gastos casi de manera inmediata, y en donde al hacerlo, no solo mejoramos nuestra economía, sino que también contribuimos con el cuidado del medio ambiente.

A continuación algunos consejos para ahorrar en electricidad:

  • Utiliza bombillas LED: si no lo has hecho aún, reemplaza las bombillas incandescentes y fluorescentes por bombillas LED, las cuales son más eficientes en el consumo de electricidad, pero también más duraderas.
  • Apaga las luces: asegúrate siempre de apagar las luces cuando no las necesites, procura usar luz natural el mayor tiempo posible, y considera la instalación de bombillas con sensores de movimiento, las cuales se prenden solo cuando detectan personas en el área.
  • Apaga y desenchufa aparatos electrónicos: asegúrate de apagar los aparatos electrónicos cuando no los estés utilizando, pero también de desenchufarlos ya que muchos de estos siguen consumiendo electricidad aun cuando estén apagados.
  • Haz mantenimiento regular: haz mantenimiento regular de tus electrodomésticos y sistemas de calefacción y aire acondicionado con el fin de que tengan un consumo más eficiente de electricidad, pero también para prolongar su vida útil.
  • Compra electrodomésticos eficientes en el consumo de electricidad: cuando vayas a comprar electrodomésticos, asegúrate de elegir aquellos que cuenten con calificaciones de eficiencia energética, pero también que sean de buena calidad capaces de durar en el tiempo.
También podría interesarte