Requisitos para tener una empresa competitiva

Veamos a continuación cuáles son los requisitos que debe cumplir una empresa para que tenga competitividad, es decir, para que tenga una posición competitiva o vanguardista en el mercado:

Constante innovación

Hoy en día, el ciclo de vida de un producto es muy corto, por lo que se hace necesario innovar y lanzar constantemente nuevos productos al mercado.

Lanzar un nuevo producto, no necesariamente significa tener que crear uno totalmente nuevo, sino que al producto que ya tenemos, podemos agregarle nuevas mejoras, nuevas características, nuevas funciones, nuevas utilidades, nuevos atributos, nuevos beneficios; por ejemplo, podemos lanzar nuestro antiguo producto, pero con un nuevo diseño, un nuevo empaque, una nueva etiqueta, etc.

la competitividad

Asimismo, no sólo debemos innovar en nuevos productos, sino también, en todo lo relacionado a éste, por ejemplo, cambiando el diseño del logotipo de nuestra marca, lanzando nuevas ofertas, nuevas promociones, brindando nuevos servicio adicionales, etc.

Siempre debemos mantenernos en constante innovación y cambio, aún si todo parezca ir bien, debemos saber que los consumidores siempre terminan dejando atrás lo repetitivo, y buscando lo novedoso.

Estar siempre atentos al mercado

Siempre debemos estar atentos a todo lo que suceda en el mercado, así como tratar siempre de prever sus posibles cambios.

Por ejemplo, debemos estar atentos a las nuevas oportunidades de negocio, a las nuevas necesidades, nuevas preferencias, nuevos gustos, a las nuevas tendencias, nuevas modas, a las nuevas tecnologías, a los movimientos de la competencia, a sus nuevas estrategias, etc.

Y luego, adaptarnos rápidamente a los cambios, reaccionar rápidamente antes los problemas o amenazas, y aprovechar las oportunidades.

Conocer bien a nuestros clientes

Siempre debemos tratar de conocer bien a nuestros clientes, conocer sus necesidades, preferencias, gustos, hábitos, deseos, expectativas, etc.

Debemos tratar de descifrar por qué nos prefieren a nosotros en vez de la competencia, y también, qué es lo que no les gusta de nosotros o consideran que está mal.

Para ello podemos realizar pequeñas encuestas, por ejemplo, poniendo un buzón de sugerencias; hacerles pequeñas entrevistas informales a modo de conversación, por ejemplo, al momento de atenderlos, o entregarles los productos; o crear bases de datos, en donde nos permita conocer las preferencias o hábitos de cada uno.

De ese modo, al conocer bien a nuestros clientes, podremos ofrecerles un trato personalizado, ofrecerles productos de acuerdo a sus necesidades o preferencias específicas, crear ofertas que estén a su altura, etc.

Y, por otro lado, saber en qué debemos mejorar, qué debemos cambiar, que debemos evitar o quitar.

Buscar la diferenciación

Siempre debemos procurar ofrecer una diferenciación, es decir, ofrecer algo que nuestros competidores no ofrezcan.

Esta diferenciación debe ser algo novedoso, algo que nos permita distinguirnos de los demás, y sea el motivo por el cual los consumidores nos elijan en vez de la competencia, y por el cual vuelvan a consumir nuestros productos o vuelvan a visitarnos.

Por ejemplo, nuestra diferenciación puede estar en un brindar una excelente atención, en brindar un servicio extra, ofrecer un trato personalizado, ofrecer un beneficio extra en el producto, etc.

Buscar ventajas competitivas

Siempre debemos buscar y aprovechar las ventajas competitivas que podamos tener, es decir, las ventajas que tengamos ante nuestros competidores en algún aspecto del negocio.

Por ejemplo, nuestra ventaja competitiva puede ser nuestra excelente atención al cliente, nuestros costos bajos, la rapidez en la atención, un ambiente agradable, nuestra infraestructura, nuestra localización, nuestra distribución, etc.

Debemos siempre procurar nuevas ventajas ante nuestra competencia, y sacarles el máximo provecho.

Practicar la calidad total

No sólo nuestros productos deben ser de buena calidad (contar con características que satisfagan las expectativas del consumidor), sino que la calidad debe estar presente en todos los aspectos del negocio, por ejemplo, en los trabajadores (que sean competentes y estén bien calificados), en nuestras materias primas o insumos, en nuestros procesos, en nuestra publicidad, en la atención al cliente.

Asimismo, debemos sembrar una cultura de compromiso con la calidad, en donde todos nuestros trabajadores la practiquen y estén siempre pendientes de ver la manera de cómo mejorarla.

Ofrecer un buen servicio al cliente

Hoy en día, debido a la alta competencia, los consumidores se vuelven cada vez más exigentes, y lo que buscan ya no es sólo el precio y la calidad, sino también, una buena atención, un trato personalizado, un ambiente agradable, un servicio rápido; es decir, buscan un buen servicio al cliente.

Siempre debemos procurar ofrecer un buen servicio o atención al cliente, de ese modo, lo “fidelizaremos”, es decir, nos ganaremos su preferencia y confianza, y además, lograremos que muy probablemente nos recomienden.

El buen servicio al cliente debe estar presente en todos los aspectos del negocio en donde haya interacción con el cliente, y debe ser practicado por todos los trabajadores.

Capacitación constante

Tanto nosotros como nuestros trabajadores debemos capacitarnos constantemente, no sólo para poder ser cada vez más competentes, sino también, para estar a la par con los nuevos avances, las nuevas tecnologías, nuevas técnicas o herramientas empresariales, etc.

Siempre debemos mejorar nuestras habilidades empresariales, y estar actualizados y al día con los nuevos cambios.

Cultura de productividad

Tener una cultura de productividad implica que tanto nosotros como nuestros trabajadores, busquemos constantemente la forma de hacer crecer el negocio, por ejemplo, buscando siempre la manera de mejorar los procesos, de hacerlos más rápidos, de mejorar la calidad, de reducir costos, de aprovechar la capacidad que no estemos utilizando, etc.

En resumen, crear una cultura de productividad es hacer que todos los que integran las empresa, tengan el compromiso de buscar siempre la manera de que ésta crezca y sea mejor cada día.

Fecha de publicación o de última actualización: 23-04-2012
20 Comentarios para “Requisitos para tener una empresa competitiva”
  1. francisco 14 enero 2014
  2. dana marcela 20 abril 2013
  3. dana marcela 20 abril 2013
  4. alfierys 9 diciembre 2012
  5. geral 26 julio 2012
  6. JULIETA 2 marzo 2012
  7. noemi 21 noviembre 2011
  8. Consultoria Empresarial 20 junio 2011
  9. nashely 25 mayo 2011
  10. Thamara 19 mayo 2011

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *