El balance general

El balance general es un estado financiero conformado por un documento que muestra detalladamente los activos, los pasivos y el patrimonio con que cuenta una empresa en un momento determinado.

Los activos incluyen:

  • el dinero que se encuentra físicamente en la empresa (por ejemplo, en su caja fuerte), o el dinero que tiene depositado en el banco (por ejemplo, en su cuenta corriente).
  • los elementos físicos con que cuenta la empresa para realizar sus operaciones y que tienen una duración permanente (por ejemplo, edificios, terrenos, maquinaria, vehículos de transporte, muebles), o que tienen una duración temporal (por ejemplo, materias primas, mercaderías).
  • las deudas que tienen los clientes con la empresa.

el balance general

Los pasivos incluyen:

  • las deudas que tiene la empresa con sus proveedores.
  • las deudas que tiene pendiente con los bancos y otras entidades financieras.

Mientras que el patrimonio incluye:

  • las aportaciones hechas por los socios o accionistas.
  • los beneficios o utilidades que ha obtenido la empresa.

En cuanto a su elaboración el balance general se realiza cada año al finalizar el ejercicio económico de la empresa (balance final), aunque también se suelen elaborar balances al inicio del ejercicio (balances de apertura), y balances con una periodicidad mensual, trimestral o semestral (balances parciales).

El balance general nos permite conocer la situación financiera de la empresa (al mostrarnos cuál es el valor de sus activos, pasivos y patrimonio), analizar esta información (por ejemplo, saber cuánto y dónde ha invertido, cuánto de ese dinero proviene de los acreedores y cuánto proviene de capital propio, cuán eficientemente está utilizando sus activos, qué tan bien está administrando sus pasivos, etc.), y, en base a dicho análisis, tomar decisiones.

Asimismo, al comparar un balance con otros anteriores, nos permite comparar la situación financiera actual de la empresa con situaciones financieras dadas en otros momentos (por ejemplo, saber si ha aumentado sus activos, en cuánto ha reducido sus deudas, en cuánto ha variado su patrimonio, etc.), y así, por ejemplo, saber si la empresa está cumpliendo con sus objetivos financieros.

La forma en que se suele presentar un balance es mostrando los activos en una columna y los pasivos y patrimonio en otra.

En la columna izquierda se enlistan los activos ordenados generalmente en función a su liquidez, empezando con aquellos que son más fácilmente convertibles en dinero en efectivo; por ejemplo, el dinero en caja es el más líquido que hay y, por tanto, se ubica en primer lugar.

Y en la columna derecha se enlistan los pasivos y el patrimonio ordenados generalmente en función a su exigibilidad, empezando con aquellos que tienen una mayor exigibilidad; por ejemplo, las deudas con proveedores suelen ser más exigibles que el capital y, por tanto, se ubican antes que éstos.

El valor total de los activos siempre debe ser igual al valor total de los pasivos más el valor total del patrimonio:

Activo = Pasivo + Patrimonio

Por ejemplo, si una empresa tiene activos por US$30,000 y pasivos por US$20,000, tendrá un patrimonio de US$10,000; pero si, por ejemplo, tendría activos por US$30,000 y pasivos por US$40,000, tendría un patrimonio negativo de – US$10,000, además de serios problemas financieros.

La estructura básica de un balance la podemos apreciar en el siguiente ejemplo:

Modelo de balance general

ACTIVO PASIVO 
Activo corriente Pasivo corriente 
Caja y bancos2500Proveedores5000
Clientes6000Otros acreedores2000
Otros deudores2400Impuestos por pagar1200
Existencias26600TOTAL PASIVO CORRIENTE8200
TOTAL ACTIVO CORRIENTE37500  
  Pasivo no corriente 
Activo no corriente Deudas a largo plazo1400
Inm. maq. y equipo14000TOTAL PASIVO NO CORRIENTE1400
Depreciación acumulada1400  
TOTAL ACTIVO NO CORRIENTE12600PATRIMONIO 
  Capital19000
  Utilidades retenidas2600
  Utilidades del ejercicio18900
  TOTAL PATRIMONIO40500
    
TOTAL ACTIVOS50100TOTAL PASIVO Y PATRIMONIO50100

Veamos la explicación de cada una de las cuentas:

El activo corriente o activo circulante es el activo que fácilmente puede convertido en dinero en efectivo, comprende las cuentas de:

  • caja y bancos o disponible: el dinero que la empresa tiene en su caja o depositado en una cuenta en el banco.
  • clientes, cuentas por cobrar o cuentas por cobrar comerciales: el dinero que los clientes les deben a la empresa como producto de ventas hechas al crédito.
  • otros deudores, otras cuentas por cobrar o cuentas por cobrar no comerciales: el dinero que le deben a la empresa, pero que no incluye el saldo de los clientes.
  • existencias o inventarios: incluyen las materias primas, los productos en proceso, y los productos terminados o las mercaderías.

El activo no corriente o activo fijo es el activo que difícilmente puede ser convertido en dinero en efectivo, comprende las cuentas de:

  • inmuebles, maquinaria y equipo: comprende edificios, terrenos, maquinaria, equipos, vehículos de transporte, muebles, enseres, etc.
  • depreciación acumulada: el valor de la depreciación acumulada de los activos de la cuenta anterior a excepción de los terrenos que no se deprecian.

El pasivo corriente son las obligaciones o deudas que tiene la empresa con vencimiento menor a un año, comprende las cuentas de:

  • proveedores, cuentas por pagar o cuentas por pagar comerciales: el dinero que la empresa le debe a sus proveedores como producto de compras hechas al crédito.
  • otros acreedores, otras cuentas por pagar o cuentas por pagar no comerciales: el dinero que la empresa le debe a terceros, pero que no incluye el sado que le resta pagar a sus proveedores.
  • impuestos por pagar o tributos por pagar: el saldo de impuestos que a la empresa le resta pagar.

El pasivo no corriente son las obligaciones o deudas que tiene la empresa con vencimiento mayor a un año, comprende las cuentes de:

  • deudas a largo plazo: deudas a largo plazo que tiene la empresa, por ejemplo, con entidades financieras.

Y, finalmente, el patrimonio o patrimonio neto comprende las cuentas de:

  • capital o capital social: las aportaciones hechas por los socios o accionistas.
  • utilidades retenidas, utilidades acumuladas, resultados acumulados o reservas: utilidades que se retienen o se acumulan en la empresa después de pagar dividendos.
  • utilidades del ejercicio o resultados del ejercicio: utilidades del ejercicio antes de repartirse como dividendos y destinarse a utilidades retenidas.
Fecha de publicación o de última actualización: 08-01-2013
24 Comentarios para “El balance general”
  1. isabel 20 diciembre 2013
  2. Raquel 25 noviembre 2013
  3. yenny 31 mayo 2013
    • GIAN C 6 noviembre 2013
  4. manuel valdes 14 mayo 2013
  5. adilen 13 mayo 2013
  6. kendra 6 abril 2013
  7. yuli 17 febrero 2013
  8. samuel 27 enero 2013
  9. Manuel 8 enero 2013
    • Crece Negocios 8 enero 2013
  10. Manuel 8 enero 2013
    • Crece Negocios 8 enero 2013
      • elias 21 mayo 2013

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *