Cómo iniciar un negocio de ropa con poco capital

Si estás pensando en iniciar tu propio negocio, te gusta vestirte bien y consideras que tienes buen gusto para la moda, un negocio que de todas maneras deberías considerar es uno de ropa.

Ahora bien, si te gustaría iniciar un negocio de ropa, pero no cuentas con mucho capital, en este artículo te mostraremos los pasos necesarios para empezar uno con poca inversión, sin que ello signifique que el negocio no tenga un buen potencial de rentabilidad o pueda llegar a convertirse en un gran negocio.

cómo iniciar un negocio de ropa con poco capital

En resumen, el negocio que proponemos consiste en la confección y venta de prendas de vestir con una marca propia, utilizando para la confección talleres de corte y confección externos, y para la venta negocios intermediarios tales como stands, bazares y tiendas de ropa.

A continuación los pasos necesarios para iniciar este negocio:

Relacionado: Cómo empezar un negocio de limpieza de casas

1. Determinar el tipo de ropa a confeccionar y vender

El primer paso para iniciar el negocio de ropa que proponemos consiste en determinar el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender; por ejemplo, si vas a confeccionar y vender vestidos, camisas, pantalones, camisetas (remeras), jeans, chaquetas, etc.

Algunos factores que deberías tomar en cuenta para determinar el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender son:

  • tus gustos personales: lo primero que deberías hacer para determinar el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender es buscar un tipo de ropa que sea de tu agrado y con el que te gustaría trabajar, ya que solo así es posible que puedas mantenerte en el negocio con el tiempo a pesar de las dificultades que puedas tener.
  • la demanda existente: para determinar el tipo de ropa a confeccionar y vender pregúntate también cuáles son las prendas de vestir más demandadas, y si estás considerando un tipo de ropa, qué tanta demanda existe para esta, y si existen suficientes compradores como para que su venta pueda ser considerada rentable.
  • la oferta existente: pregúntate también cuáles son las prendas de vestir con mayor oferta, y si estás considerando un tipo de ropa, qué tanta oferta existe para esta, cuál es la calidad de las prendas de la competencia, y si podrías ser capaz de ofrecer prendas de mejor calidad o con algo único y original que te permitiría diferenciarte de esta.

Nota: en este primer paso es recomendable que elabores un plan de negocios en donde además de señalar el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender, señales otros aspectos relacionados tales como los talleres de confección y negocios intermediarios con los que vas a trabajar, tus estrategias de promoción, tu inversión, y tu proyección de ingresos y egresos, con el fin de que tengas una guía que facilite la puesta en marcha y posterior administración de tu negocio, así como una idea de la viabilidad del mismo.

2. Elegir la marca que tendrán las prendas

Una vez que has determinado el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender, el siguiente paso consiste en determinar la marca que tendrán tus prendas (tanto en lo que respecta al nombre como al logotipo de esta), asegurándote de elegir una marca atractiva y que sea acorde con el estilo que le quieras dar a tus prendas.

Algunos consejos que podrías considerar para elegir la marca de tus prendas son:

  • haz una lista con las principales marcas de prendas de vestir que existen en el mercado, sobre todo para el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender, selecciona los nombres que más te gusten, y tómalos como referencia.
  • ten en cuenta que una práctica común en el caso de las prendas de vestir es ponerles como nombre de marca un nombre de persona poco común, sobre todo en el caso de la ropa para mujer.
  • el diseño de tu logotipo es algo que tú mismo podrías hacer con la ayuda de un programa de diseño gráfico, pero si no llegas a diseñar uno que termine de convencerte, contrata los servicios de un diseñador gráfico que te ayude con ello.
  • si no encuentras un nombre de marca que termine de convencerte ten en cuenta que también podrías optar por contratar los servicios de un especialista en el tema que te ayude a elegir la marca indicada.

Nota: al elegir la marca de tus prendas debes asegurarte de que no exista ya en el mercado una marca igual o similar, y de ser posible, registrarla tan pronto como te sea posible en la oficina de marcas y patentes con el fin de protegerla legalmente, y así evitar que otros puedan utilizarla o copiarla, sobre todo si tienes grandes planes para esta.

3. Diseñar las prendas de vestir

Una vez que has determinado el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender, y la marca que tendrán tus prendas, ha llegado el momento de diseñar estas, lo cual podrías hacer tú mismo simplemente comprando algunas prendas de vestir que te gusten de marcas conocidas, y luego señalando las cosas que les cambiarías, quitarías o agregarías.

diseñar las prendas de vestir

Asimismo, en este punto, dependiendo del tipo de ropa que vayas a confeccionar, por lo general necesitarás contratar los servicios de un modelista (patronista) que te diseñe los moldes (patrones) que le servirán de guía al taller de confección para que te confeccione tus prendas, al cual simplemente le llevarías las prendas de vestir que hayas comprado, y le indicarías las cosas que te gustaría cambiarles, quitarles o agregarles.

Nota: el diseño de tus prendas es algo que tú mismo podrías hacer con la ayuda del modelista; sin embargo, si las prendas de vestir que vas a confeccionar son complejas o te gustaría que estas tengan un diseño profesional, lo recomendable es que contrates los servicios de algún diseñador de moda que te ayude con esta tarea.

4. Comprar la tela y los insumos

Una vez que cuentas con los moldes de tus prendas, el siguiente paso consiste en comprar la tela y los insumos que necesitarás para confeccionar tus primeras prendas, tales como botones, cierres, etiquetas y accesorios (en algunos casos podría ser necesario que previamente los tengas que mandar a diseñar a algún taller, por ejemplo, para que les coloquen tu marca o logotipo).

La cantidad de tela, así como los insumos que debes comprar es una información que el modelista debería darte en base a los moldes que te haya diseñado y la cantidad de prendas que vayas a confeccionar inicialmente, y lo mismo en el caso de los lugares en dónde comprarlos, los cuales por lo general suelen estar en los alrededores de los mercados mayoristas de ropa.

Nota: en cuanto a la cantidad de prendas a confeccionar inicialmente, lo recomendable es que empieces mandando a confeccionar solamente una cuantas muestras de diferentes modelos (unas 5 o 6) con las cuales puedas ofrecer tus prendas a los negocios intermediarios, y luego ya mandar a confeccionar más prendas a medida que estos te vayan haciendo pedidos.

5. Buscar un taller de corte y confección

Una vez que cuentas con los moldes, la tela y los insumos necesarios para confeccionar tus primeras prendas o muestras, el siguiente paso consiste en buscar un taller de corte y confección que pueda confeccionártelas (el cual también podría proveerte un modelista e incluso brindarte el servicio de comprar la tela y los insumos que necesites).

Una vez en el taller debes indicarle al encargado la cantidad de prendas o muestras que quieres que te confeccionen, y brindarle las especificaciones necesarias para que te las confeccionen tal como las deseas, para lo cual podría ser necesario que también le lleves las prendas de vestir que hayas comprado de marcas conocidas, e indicarle las cosas que te gustaría cambiarles, quitarles o agregarles.

Nota: además de un taller de corte y confección, dependiendo del tipo de ropa que vayas a confeccionar, podría ser necesario que también tengas que buscar talleres que te brinden otros servicios tales como los de bordado, estampado (en el caso de camisetas), y lavado (en el caso de jeans).

Además del taller de corte y confección con el que decidas trabajar es recomendable que tengas una lista con otros talleres a los que puedas acudir en caso de que este no pueda darse abasto en algún momento.

6. Buscar negocios intermediarios

Una vez que cuentas con tus muestras listas, debes buscar negocios intermediarios tales como stands, bazares y tiendas de ropa que vendan tu mismo tipo de ropa o que se dirijan a tu mismo tipo de público objetivo, y acudir a estos con tus muestras a ofrecerles tus prendas para que las vendan al público final; y una vez que alguno te haga un pedido, mandar a confeccionar las prendas al taller de corte y confección, y llevárselas.

Colocar una nueva marca de ropa en el mercado puede ser una tarea difícil, por lo que si los negocios intermediarios a los que acudas no aceptan comprarte tus prendas al contando, podrías ofrecérselas al crédito (por ejemplo, a 30 días), y en último caso dejárselas a consignación (ir cobrando por las prendas a medida que las vayan vendiendo al público), aunque siempre asegurándote de contar con suficiente capital como para que puedas seguir trabajando.

Nota: para la colocación de tus prendas en negocios intermediarios, si no tienes experiencia en ventas, podrías optar por contratar uno o más vendedores que se encarguen de esta tarea, de preferencia que tengan experiencia en el modelo de negocio, y cuenten con una cartera de clientes a los cuales ofrecerles tus prendas.

Si tus prendas son de buena calidad, poco a poco irás recibiendo cada vez más pedidos, a la vez que podrías ir buscando más negocios intermediarios, apuntando a nuevos mercados, diseñando nuevos modelos, y lanzando nuevos tipos de ropa al mercado.

7. Promocionar las prendas de vestir

Una vez que has conseguido que uno o más negocios intermediarios acepten vender tus prendas, el siguiente paso consiste en promocionar estas, para lo cual podrías empezar por mandar a diseñar carteles y afiches que luego les des a los negocios intermediarios para que los coloquen en sus locales.

promocionar las prendas de vestir

Otra forma que tienes de promocionar tu marca es crear una página web en donde publiques imágenes de tus prendas, e indiques los sitios en donde los consumidores las puedan encontrar o, en todo caso, crear simplemente una página en Facebook, la cual además de permitirte publicar imágenes e información, te permitiría captar seguidores a los cuales, con el tiempo, podrías ofrecerles descuentos u otras promociones.

Nota: además de promocionar tu marca y así incentivar a los consumidores a que compren tus prendas, también podrías optar por incentivar a los negocios intermediarios con los que trabajes a que se esfuercen en venderlas; por ejemplo, ofreciéndoles prendas gratuitas en caso de que lleguen a vender una determinada cantidad de prendas.

La mejor forma de promocionar una marca de ropa es a través de la publicidad boca a boca, para lo cual simplemente debes diseñar prendas de muy buena calidad, que utilicen tela e insumos de primera, y que cuenten con modelos atractivos y a la moda.

Consejos finales

Para finalizar este artículo te presentamos a continuación algunos consejos relacionados con el negocio de ropa propuesto:

Consejo #1: define un estilo propio

Para tener éxito en un negocio de ropa una de las claves está en definir un estilo propio que sea único y original, y que te permita diferenciarte de la gran cantidad de marcas que ya existen en el mercado; el cual podría estar, por ejemplo, en la calidad de la tela, el diseño de las prendas, o los estampados.

Consejo #2: considera montar tu propio taller

Trabajar con talleres de confección externos te permite reducir tu inversión al no tener que montar un taller, pero con el tiempo, a medida que crezca tu negocio, podrías optar por montar tu propio taller, lo cual podrías hacer en tu propia casa si cuentas con espacio suficiente, y lo cual te permitiría reducir tus costos de producción.

Consejo #3: considera abrir tus propias tiendas

Trabajar con negocios intermediarios te permite reducir tu inversión al no tener que comprar o alquilar una tienda, pero también llegar a más consumidores y hacer conocida tu marca más rápidamente; pero con el tiempo podrías también optar por abrir tus propias tiendas, lo cual te permitiría tener un mayor margen de ganancia.

Consejo #4: considera empezar comprando y vendiendo ropa

Una alternativa al modelo de negocio propuesto que podrías considerar es la de simplemente comprar ropa al por mayor en mercados mayoristas, y luego venderla a través de un pequeño stand en alguna galería, lo cual te daría experiencia en el negocio de ropa antes de mandar a confeccionar tus propias prendas.

Tags relacionados:

Fecha de publicación o de última actualización: 09-09-2016
5 Comentarios para “Cómo iniciar un negocio de ropa con poco capital”
  1. Karen 30 noviembre 2016
  2. demian ele 6 noviembre 2016
  3. Judith 31 octubre 2016
  4. tpv 16 octubre 2016
  5. Carlos M. Guerrero G. 12 septiembre 2016

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *