Cómo competir con las grandes empresas

Cuando las pequeñas empresas de pronto se ven amenazadas ante la llegada de grandes empresas, su reacción natural es entrar en pánico.

Sin embargo, a pesar de que puede ser intimidante competir con una gran empresa, no hay razón para pensar que una pequeña empresa no podría estar en la capacidad de hacerle frente.

Tal como hemos visto anteriormente las pequeñas empresas presentan ventajas ante las grandes empresas, tales como un mejor acceso a información del mercado, una mayor flexibilidad para adaptarse a los cambios, una mayor capacidad de innovación, etc.

cómo competir con las grandes empresas

Por lo que si queremos competir adecuadamente con las grandes empresas, solo es cuestión de aprovechar las ventajas que como pequeñas empresas tenemos.

Veamos a continuación algunas estrategias o consejos que nos permitirán aprovechar dichas ventajas:

Asociarse con otras empresas

Una forma efectiva de competir con las grandes empresas es asociándose o creando alianzas con otras pequeñas empresas.

Por ejemplo, podemos asociarnos con otras pequeñas empresas productoras y procurar que cada empresa se ocupe de una parte de la producción, y así poder ser más eficientes; o podemos entre todas abrir una nueva planta de producción, sin necesidad de tener que dejar nuestras empresas.

Podemos también juntarnos con otras empresas y comprarle en cantidad a los proveedores, y así obtener descuentos por cantidad; o podemos compartir costos en marketing, por ejemplo, al lanzar juntos alguna campaña publicitaria u organizar juntos algún evento o feria.

Brindar un excelente servicio al cliente

Otra forma efectiva de competir con las grandes empresa es haciendo hincapié en el servicio al cliente, que es algo que éstas suelen descuidar.

Por ejemplo, podemos procurar ofrecer una atención personalizada en donde un mismo trabajador atienda al cliente durante todo el proceso de compra, o podemos procurar asesorar al cliente en su compra, procurar en primer lugar conocer sus necesidades y preferencias, y de acuerdo a éstas, ofrecerle el producto o servicio indicado para él, o aquél que mejor lo satisfaga.

Otra forma de aprovechar el servicio al cliente es manteniendo contacto con el cliente una vez realizada la venta, por ejemplo, al llamarlo para saber si está satisfecho con el producto, o al enviarle cartas o tarjetas de saludos, o algún pequeño obsequio por ser un cliente frecuente.

Segmentar el mercado

Las grandes empresas, por lo general, suelen dirigirse a diferentes tipos de consumidores a la vez, por lo que otra forma de competir con ellas es segmentando bien el mercado y dirigirnos a un solo tipo de consumidor.

Segmentar el mercado y apuntar a un solo tipo de consumidor nos permitirá ser más eficaces, ya que nos permitirá especializarnos en dicho tipo de consumidor, conocer mejor sus necesidades, gustos y preferencias, y así poder diseñar productos y estrategias que mejor se encarguen de satisfacer o aprovechar dichas necesidades, gustos y preferencias.

Adicionar productos o servicios que las empresas grandes no ofrezcan

Las grandes empresas muchas veces por razones de costos o logística terminan obviando algunos productos o servicios que nosotros podríamos aprovechar para competir con ellas.

Por ejemplo, si nuestro negocio consiste en un taller de muebles, podemos ofrecer también el servicio de reparación de éstos, servicio que probablemente un gran almacén no ofrezca; o si nuestro negocio consiste en una bodega, podemos vender también productos gourmet, productos que probablemente un supermercado no venda.

Tener presencia en Internet

Finalmente, otra forma de competir con las grandes empresas es teniendo presencia en Internet.

Debemos aprovechar las ventajas de Internet, algo que las grandes empresas suelen descuidar; por ejemplo, al crear una página web en donde podamos promocionar nuestros productos, en donde éstos se puedan vender directamente, o en donde los clientes puedan hacer sus pedidos.

También podemos usar Internet para fomentar y mantener la comunicación con nuestros clientes, por ejemplo, al crear un boletín electrónico, o al enviarles emails de saludos o emails que contengan algunas promociones que podrían ser de su interés.

Fecha de publicación o de última actualización: 01-10-2013
4 Comentarios para “Cómo competir con las grandes empresas”
  1. lina 16 marzo 2012
  2. Liliana 17 abril 2011
  3. Ismael Ortiz 8 febrero 2010
  4. Erimarte 6 febrero 2010

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *