Análisis interno: fortalezas y debilidades

Un análisis interno consiste en la identificación y evaluación de los diferentes factores o elementos que puedan existir dentro de una empresa.

Realizar un análisis interno tiene como objetivo conocer los recursos y capacidades con los que cuenta la empresa e identificar sus fortalezas y debilidades, y así establecer objetivos en base a dichos recursos y capacidades, y formular estrategias que le permitan potenciar o aprovechar dichas fortalezas, y reducir o superar dichas debilidades.

análisis interno

Las empresas suelen realizar un análisis interno junto con un análisis externo al momento de realizar una planeación estratégica, o cuando necesitan realizar una investigación que les permita encontrar la solución a un problema; sin embargo, debido a la alta competencia de hoy, para que una empresa se mantenga competitiva, lo recomendable es que realice esta tarea permanentemente.

Existen diversas formas de realizar un análisis externo. Una forma común es haciendo uso de la herramienta de la cadena de valor, y otra es a través del siguiente proceso:

1. Determinar información a recolectar

En primer lugar determinamos la información sobre los diferentes factores o elementos que puedan existir dentro de la empresa y que nos puedan dar una idea de los recursos y capacidades con los que cuenta, así como de sus fortalezas y debilidades y que, por tanto, vamos a recolectar.

En el área administrativa podríamos, por ejemplo, recabar información sobre objetivos, estrategias, políticas, cultura, valores, estructura, planeación, organización, dirección, control, etc.

En el área de marketing sobre ventas, público objetivo, producto, precio, distribución, promoción, publicidad, servicio al cliente, lealtad de los clientes, etc.

En el área de contabilidad y finanzas sobre liquidez, financiamiento, rentabilidad, capital de trabajo, activos, pasivos, patrimonio, flujo de efectivo, etc.

En el área de recursos humanos sobre contratación, capacitación, remuneración, incentivos, relaciones laborales, liderazgo, motivación, desempeño, etc.

En el área de producción sobre disposición de planta, adquisición de insumos, control de existencias, subcontratación, eficiencia de la producción, tecnología, etc.

2. Determinar fuentes de información

Una vez que hemos determinado la información que vamos a recolectar, procedemos a determinar las fuentes de donde vamos a obtener dicha información.

Algunos ejemplos de fuentes de información para un análisis interno son los estados financieros, los resultados de auditorías o investigaciones anteriores, las publicaciones internas, los informes o reportes, y los propios trabajadores de la empresa.

3. Recolección de información

Una vez que hemos determinado las fuentes de información a las que acudiremos, procedemos a realizar la tarea de recolectar la información; por ejemplo, procedemos a revisar los estados financieros, a elaborar ratios financieros, a leer los informes o reportes, a entrevistar a nuestros trabajadores, etc.

Al hacer un análisis interno lo recomendable es hacer participar a la mayor cantidad de miembros de la empresa posible; por lo menos, en lo que respecta a esta etapa de recolección de información, ya que ello nos permitirá lograr que entiendan mejor el funcionamiento de sus áreas y la relación de éstas con las demás, y que se sientan comprometidos con la empresa.

4. Evaluación de información

Una vez que hemos recolectado la información requerida, procedemos a evaluarla con el fin de conocer los recursos y las reales capacidades de la empresa, así como identificar sus principales fortalezas y debilidades.

Las fortalezas les permiten a la empresa tener un alto nivel de competitividad, mientras que las debilidades perjudican el logro de los objetivos.

Algunos ejemplos de fortalezas y debilidades que podríamos identificar son:

En el área administrativa:

Fortalezas:

  • objetivos claros y mensurables.
  • adecuada estructura organizacional.
  • buen sistema de comunicación.

Debilidades:

  • falta de planificación.
  • descripción de funciones poco clara.
  • falta de medidas de control adecuadas.

En el área de marketing:

Fortalezas:

  • imagen positiva ante los consumidores.
  • buena atención al cliente.
  • estrategias de promoción y publicidad eficaces.

Debilidades:

  • falta de investigaciones de mercados.
  • deficientes canales de distribución.
  • incapacidad para innovar.

En el área de contabilidad y finanzas:

Fortalezas:

  • suficiente capital de trabajo.
  • buen nivel de endeudamiento.
  • gerentes de finanzas capacitados y con experiencia.

Debilidades:

  • falta de liquidez.
  • poco acceso a fuentes de financiamiento.
  • rentabilidad por debajo del promedio del sector.

En el área de recursos humanos:

Fortalezas:

  • prioridad al trabajo en equipo.
  • bajo nivel de ausentismo.
  • trabajadores identificados con la empresa.

Debilidades:

  • falta de liderazgo.
  • trabajadores poco capacitados.
  • trabajadores poco motivados.

En el área de producción:

Fortalezas:

  • materia prima de buena calidad.
  • proveedores competentes.
  • buen control de inventarios.

Debilidades:

  • máquinas y equipos obsoletos.
  • instalaciones mal ubicadas.
  • dificultades para incrementar la capacidad productiva.

En este punto, para un mejor establecimiento de objetivos y una mejor formulación de estrategias, es recomendable hacer una lista en orden de importancia con las fortalezas y debilidades detectadas, ubicando la fortaleza y/o debilidad más importante en la parte superior de la lista.

5. Establecer objetivos y formular estrategias

Finalmente, una vez que hemos evaluado la información recolectada y hemos conocido los recursos y capacidades con los que cuenta la empresa, así como identificado sus principales fortalezas y debilidades, procedemos a establecer objetivos y formular estrategias.

Establecemos objetivos tomando en cuenta los recursos y capacidades con los que cuenta la empresa, y formulamos estrategias que nos permitan potenciar o aprovechar las fortalezas, y reducir o superar las debilidades; pero teniendo en cuenta también los recursos y capacidades de la empresa.

Fecha de publicación o de última actualización: 21-06-2014
31 Comentarios para “Análisis interno: fortalezas y debilidades”
  1. CARMITA 14 noviembre 2013

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *